domingo 17/1/21

El meteórico regreso de Del Potro pone en aprietos a Djokovic

El argentino ha dejado atrás sus problemas en la muñeca izquierda, y ha evidenciado su capacidad para tumbar a los más grandes. Un problema para el serbio, al que le crecen los rivales

Juan Martín del Potro festeja un triunfo.
Juan Martín del Potro festeja un triunfo.

Hace unos meses Juan Martín del Potro retó a Novak Djokovic, Andy Murray y Roger Federer. Les pidió tiempo, pero ese margen ya ha transcurrido. El argentino ha demostrado que está capacitado para pugnar por el trofeo en las grandes citas, tras exhibir un excelso nivel en los Juegos Olímpicos, US Open y Copa Davis. Otro quebradero de cabeza para el serbio, al que el camino en la consecución de más Grand Slam se le complica.

Hay situaciones difíciles de explicar, y de comprender. El nivel que ha exhibido Del Potro en los últimos eventos, tras meses y meses de inactividad, es una de ellas. Lo del argentino roza lo heroico, a la altura del 2013 que cuajó Nadal tras su lesión. Hubo momentos en los que se cuestionó su vuelta a las canchas, pero a base de trabajo ha conseguido no sólo competir de nuevo, sino hacerlo con garantías. Y sin carencias que parecía que arrastraría, como el revés.

Vaivén de sensaciones

Sus problemas físicos vienen de muy atrás: 2010. Comenzó el curso como número cinco del mundo, tras alzar con sólo diecinueve años el US Open ante el mismísimo Roger Federer. Y acabó fuera del Top 200, con sólo seis partidos disputados, tras una lesión en su muñeca izquierda. Todo parecía olvidado en 2011, donde su aupó hasta la undécima plaza del ranking. En 2012 conquistó la medalla de plata y en 2013 acabó como el séptimo mejor tenista del mundo. Las molestias persistían, pero los resultados acompañaban. Todo parecía olvidado.

Pero los problemas regresaron en el Abierto de Australia de 2014, temporada en la que sólo disputó diez partidos. Regresó de forma frustrada en 2015, pero sólo llegó a disputar cuatro citas antes de anunciar en marzo que no competiría más. A partir de ese momento el tenista de Tandil se puso a trabajar, con la mente puesta en regresar a las pistas. A través de las redes sociales mostraba todos sus progresos. Sin embargo, las imágenes en las que se vislumbraba su revés a una mano, hacían presagiar que su nivel difícilmente volvería a ser el mismo.

Un regreso prodigioso

“Ilusos”, debió pensar Del Potro cuando retomó su actividad. A lo largo de este 2016 ha expresado en un sinfín de ocasiones que su objetivo era volver a sentirse tenista. Se le vio algo falto de ritmo, pero con victorias que confirmaban sus buenas sensaciones. Hasta que llegaron los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La plata cosechada en Brasil ha de servirle a Juan Martín para marcarse cotas más altas. Y es que tras superar a Nadal en ese evento, en el US Open sólo fue frenado ante Wawrinka, que se alzó campeón.

Su partido de este viernes en Copa Davis frente a Murray ha dejado patente que apunta alto. Su derecha, es tan mortal como antaño, y el revés ha dejado de ser un problema. Sus condiciones son las deseadas para retar a Djokovic. Avisó el argentino, hace unas semanas: “Quiero intentan vencer a Djokovic, Federer y Murray en el futuro”. Ese momento se ha adelantado, y el serbio puede temerle. Con Nadal y Federer lejos de su mejor versión, el número uno del mundo apuntaba a ganar todos los Grand Slam cada temporada. Ahora eso ha cambiado.

Wawrinka le ha demostrado al de Belgrado que se crece en los momentos cruciales. Y a eso hay que aunarle la explosión de Del Potro. El argentino ya está cerca de adentrarse entre los cincuenta mejores del mundo, y será a buen seguro una amenaza para Djokovic, al que ahora le crecen los problemas. El llano camino del serbio ha tocado su fin.  

Comentarios