El magnate de la banca ruso Oleg Tinkov demostró que no valora en absoluto el trabajo de Contador en los últimos años. El de Pinto intentó sobrevivir a las críticas sin responder públicamente porque por entonces Tinkov solo era una de las manos que le daban de comer.

Poco después del Tour, el ruso dejó de ser patrocinador y Contador parecía respirar tranquilo. Se rumoreó que fue Bjarne Riis el que decidió que un hombre que criticaba de esa forma a su principal ciclista no podía ser relacionado con su equipo. Además, Tinkov despotricó contra el ciclismo actual y realizó comentarios machistas que podrían perjudicar la imagen del Riis Cycling.

Entonces, Tinkov aseguró que no tenía ningún interés en patrocinar un equipo así porque no le aportaba ningún beneficio personal. Sin embargo, el ruso parece haber cambiado de opinión. Según asegura La Gazzeta dello Sport, Tinkov ha decidido convertirse en el propietario absoluto del equipo. La operación se cifra en siete millones de euros, pero de momento no está cerrada completamente.

"Es falso decir que hemos comprado el equipo de Riis. No se ha firmado nada y todavía estamos hablando con algunos equipos sobre posibles proyectos", aseguró, Stefan Feltrin, el abogado del multimillonario, que no negó la existencia de negociaciones.

Según la página especializada cyclingnews, el ruso sigue negociando con Riis y no descarta comprar varios equipos. Por su parte, el hasta ahora director del equipo de Contador puede tener interés por vender el equipo ahora, antes de que su nombre se siga ensuciando con problemas de dopaje y el conjunto pierda valor. Riis ha estado relacionado con el caso de Rasmussen y con la Operación Puerto.

Si finalmente, la compra de Tinkov se hace efectiva el futuro de Contador peligra porque el equipo puede apostar por las estrellas más cotizadas del momento y dejar al madrileño fuera. "Es demasiado rico y tiene demasiada poca ambición", "tiene que cambiar mucho en su preparación y ser más profesional", "su actuación no ha estado a la altura de lo que gana", fueron algunas de las lindezas que el magnate dijo a Contador.