sábado 19/9/20
Tenis

La ITF planea un cambio descabellado ante el obsoleto formato de Copa Davis

El organismo quiere reducir los días (sábado y domingo) y la extensión (al mejor de tres sets), una solución que no resolvería la problemática de los tenistas a la hora de emprender viajes incompatibles con el calendario o curtirse en superficies inapropiadas con el momento de la temporada. Tenistas y expertos, apuntan hacia otra vía

Rafael Nadal en un partido de Copa Davis.
Rafael Nadal en un partido de Copa Davis.

La ITF (Federación Internacional de Tenis) no da con la tecla. La ausencia de Nadal en la próxima eliminatoria ante serbia, así como la de otros tenistas punteros, intensifican el debate en torno al formato actual de la Copa Davis, que impide lidiar a los jugadores con su apretado calendario. La solución que planea la ITF, reducir a dos días (sábado y domingo) y tres sets los compromisos, no solucionaría la complejidad de los tenistas para emprender un viaje en el momento más inoportuno curtirse en una superficie que no encaja con el tramo de la temporada. Tenistas y expertos prefieren reservar un plazo fijo para disputar la competición.

Nadal, baja otra vez

En la mañana de este martes Conchita Martínez ha hecho oficial la lista de jugadores que se viajarán a Serbia: Carreño, Ramos, Granollers y Marc López. Bautista, aquejado por unas molestias en la espalda, se une a la baja de Nadal, que no quiere entorpecer sus intereses en favor del futuro de España en la competición. El principal problema para la 'Armada' es que Djokovic sí estará con los suyos, por lo que el triunfo español ha pasado a ser una hazaña difícil de consumar, más tras vislumbrar lo costoso que resultó eliminar a la débil Croacia el pasado mes de enero.

Todos se aferraban a Nadal, pero ni siquiera Conchita, que ha impuesto la armonía en los dos equipos nacionales, ha sido capaz de convencer al balear. No supone ninguna sorpresa la ausencia de Rafa, que en enero acusó descanso tras alcanzar la final del Abierto de Australia. El manacorense, dentro del 'Big Four', es el que más falta a la cita de la Copa Davis. En total, desde su debut hace trece temporadas, ha disputado 32 encuentros, una media de 2,4 por temporada. Un índice escaso, excusado en muchas ocasiones por las diferentes lesiones físicas que han lastrado parte de su carrera.

Lo cierto es que Nadal tiene ahora otros intereses. Tras observar como Djokovic y Murray han cedido su hegemonía en favor de un Federer eterno, considera que tiene opciones de volver a levantar un Grand Slam, después de dos cursos sin lograrlo. La fecha de los cuartos de final ante Serbia, de 7 a 9 de abril, es muy inoportuna en el calendario del español, que planeaba un descanso de dos semanas tras Miami para afrontar una exhausta gira de arcilla en la que espera marcar diferencias y obtener gran parte del rédito de 2017.

Un formato equivocado

Nadal no es un caso aislado. Como él, son muchas las grandes figuras que abogan por renunciar a competir con su país. Viajes, superficies que no encajan con el tramo de la temporada… Sobran los motivos. De ahí que en último lustro los tenistas punteros hayan optado por escoger un año para desquitarse la espinita y saborear la gloria. Sucedió en 2014 con Suiza, cuando Federer y Wawrinka coincidieron para alzar la ensaladera, y en 2015, cuando la presencia de Murray le sirvió a Gran Bretaña para reinar 79 años después.

Todo se debe al formato actual, con eliminatorias en mitad del calendario del circuito, una problemática que también existe en la categoría femenina. La ITF planea soluciones como reducir los encuentros al mejor de tres sets, y los compromisos a dos únicos días (sábado y domingo) como ya sucede en la Copa Federación. Sin embargo, los principales inconvenientes persistirían. Varios expertos en el mundo de la raqueta apuntan hacia una dirección más drástica que no reste emoción: unificar las fechas.

El calendario, sin la Davis de por medio, podría acortarse y reservar un mes para estos compromisos, como si de un Mundial de fútbol se tratase. La periodicidad, en cambio, podría mantenerse cada año. Una idea que parece gustar a diversos tenistas como Ferrer o Nadal, que han manifestado su desencanto con el formato actual, pero que no vislumbran con buenos ojos la idea de que simplemente se reduzca la duración de los encuentros. De momento, la ITF mira hacia un horizonte equivocado, que no conseguiría atraer de nuevo a los tenistas punteros.

Comentarios