MUTUA MADRID OPEN

Descalabro de Nadal: su sucesor le elimina y le entrega el trono a Federer

Las dos últimas derrotas del español en tierra batida tienen un factor común: Dominic Thiem. El austriaco ha pasado por encima (7-5 y 6-3) del español y busca su primer Masters 1000

Dominic Thiem en Madrid.
Dominic Thiem en Madrid.
Descalabro de Nadal: su sucesor le elimina y le entrega el trono a Federer

Madrid es la tierra más amarga de Rafael Nadal. Cinco títulos son muchos, pero no se equiparan al palmarés que acumula en arcilla sobre los escenarios que están a nivel del mar. Su adaptación a la altura en la capital ha sido más rápida que otros años, pero su destino estaba cruzado con un hombre con sed de victoria: Dominic Thiem. El austriaco, el último que había derrotado al español sobre arcilla (Roma 2017), le superó (7-5 y 6-), en lo que fue una reedición de la final del pasado curso. El sucesor del español toma el testigo y, de paso, entrega el número uno del mundo a Roger Federer.

Se acabó la racha

De salida Thiem ya gozó de una opción al resto, pero nada que se saliera del guión. A Nadal siempre le cuesta arrancar en Madrid. Tras los primeros juegos, Madrid redescubría el excelso revés del austriaco, y parecía asistir a otra clase de Rafa. A un lado y al otro, el español parecía castigar físicamente a su rival, en lo que ya es la tónica habitual de sus partidos: un primer set ‘ajustado’ y un paseo en el segundo. Esa sensación se diluyó poco a poco, porque el número siete del mundo ofrecía un mayor aplomo en la pista.

Antes de que Nadal tuviera una sola bola de break, Thiem ya había tomado ventaja en el marcador. Con 5-3 arriba y servicio, el austriaco se mostró todo lo vulnerable que no había sido antes, con una doble falta que contribuyó a la recuperación del manacorense. La Caja Mágica rugía: el récord de set permanecía intacto. No obstante, la inercia no iba a ser pasajera. Al margen del nerviosismo, y del enorme respeto a su rival, el envite era de Thiem, así lo dictaba su revés. Y así se lo hizo saber a Nadal, con un nuevo quiebre que esta vez sí refrendó al servicio para dejar en 50 los sets consecutivos en arcilla de Rafa.

El sucesor llama a la puerta

En 2017 Thiem se destapó como una de las grandes figuras sobre polvo de ladrillo. Sus duelos contra Rafa fueron lo más destacados. Y salvo en Roma, mandó el español. Esta temporada el guión parecía repetirse, después de que el balear le barriera en Montecarlo. Sin embargo, en Madrid, había otra hoja de ruta. Un break en el tercer juego le permitió irse hasta el 1-3. Ahí, con todo a favor, es cuando de nuevo emergió el miedo en la figura del austriaco, que se enfrentaba a un reto mayúsculo.

El español, de mil vidas, revirtió de nuevo la situación, enganchó al público, e hizo creer a todos que el triunfo aún era una posibilidad. Pero el destino no se puede cambiar, y no era el día de Rafa, que no terminó de encontrar el revés. Thiem fue más agresivo cuando había que serlo, y firmó tres juegos consecutivos para cerrar uno de los grandes triunfos de su carrera. Ya en semifinales, aguarda a Anderson, en la búsqueda de su primer Masters 1000.

Federer, nuevo número uno

El suizo, desde la lejanía, sonríe. No por vislumbrar a Nadal en el alambre, sino por recuperar el trono de la ATP. Él lo perdió en Miami, fruto de la gran cantidad de puntos que defendía, con Nadal lesionado, lejos de las pistas. Ahora el de Basilea le ha devuelto ‘la jugada’. Ausente en el circuito hasta la llegada de la hierba, Roger se ha beneficiado de la gran cantidad de puntos que defendía el español y, seis semanas después, vuelve a estar en lo más alto. Un vaivén que probablemente se prolongue hasta la conclusión de este año.