viernes 15.11.2019

Viajes de fin de curso

Viajes de fin de curso

Una experiencia que ningún alumno debería perderse son los viajes de fin de curso. En estos viajes, los alumnos viven experiencias nuevas, fortalecen lazos de amistad entre compañeros y adquieren valores que no podrían obtener de otra  forma. Este tipo de viajes es el ciclo final del curso escolar y representa un premio al esfuerzo que se ha ido realizando a lo largo del mismo. Además, para los profesores se trata de crear un vínculo cercano con los alumnos, diferente al de las aulas, y así comprender mejor las cosas que les inquietan o les motivan, para poder ayudarles de la mejor manera.

¿Y si combinamos el viaje de fin de curso con el inglés?

El aprendizaje del inglés se ha convertido hoy en día una necesidad. Y qué mejor manera de aprender y mejorar el idioma a través de los viajes de fin de curso en inglés.

Cuando mezclas una actividad lúdica con aprendizaje, está demostrado que los alumnos tienen una mejor predisposición. Al divertirse realizando actividades de su gusto, aprenden sin darse cuenta. Y ese es el gran aporte de cualquier viaje fin de curso en inglés. Playa, cultura, actividades náuticas o multiaventura se son una mezcla perfecta con el aprendizaje del idioma.

Todo ello sin tener que viajar al extranjero y a un precio mucho más económico, podrán disfrutar de un viaje de fin de curso en destinos como Madrid, Valencia, Cantabria, Asturias y Salou.

Todas las actividades son impartidas y dirigidas por monitores bilingües, por lo que el único idioma será el inglés.

¿Quién se encarga?

En estos viajes, se organizan todo tipo de programas, como culturales, multiaventura, de animación u otros que combinen lo mejor de cada uno. Se pueden realizar en entornos urbanos, cerca de la playa o en plena montaña. Y eso es algo que Natuaventura sabe hacer muy bien. Llevan funcionando desde el año 2003 organizando los viajes de colegios de toda España. Más de 20 000 niños y niñas ya han pasado por sus viajes de fin de curso. Su experiencia aporta una garantía para poder ofrecer todo lo que necesita un viaje de fin de curso, ya sea de primaria o de secundaria.

¿Por qué son tan importantes los viajes con monitores?

Lo cierto es que los viajes de fin de curso son de gran valor educativo y social para los alumnos. Ahora bien, su planificación es a menudo un problema. Hay que ajustarse a las necesidades concretas de cada centro y dar soluciones a medida como monitores, actividades, medios de transporte, alojamiento, seguros etc.

Por ello, un viaje de fin de curso bien planificado es clave para inspirar confianza en los padres, monitores y alumnos por igual.

Por ejemplo, en un viaje con monitores a Valencia podrán navegar en un velero, hacer piragua en el mar y visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias; todo ello con la tranquilidad de saber que los niños están acompañados por profesionales cualificados.

De lo que se trata es de asegurar un viaje inolvidable, un último recuerdo de todo un curso escolar. Es la posibilidad de convivir con alumnos/as y monitores, participando en experiencias únicas.

Comentarios