Lunes 24.06.2019
Ocio y Turismo

Una ruta en moto por la isla de Tenerife

Tenerife es la isla de mayor extensión del archipiélago canario. Uno de los principales destinos turísticos de nuestro país y que siempre ha estado asociado al turismo de playa. Sin embargo, se trata también de un lugar único para hacer todo tipo de actividades al aire libre, disfrutar de sus ciudades y paisajes y degustar su maravillosa gastronomía

Santa Cruz de Tenerife, la capital de la isla, es el lugar perfecto del inicio de nuestra ruta. Un recorrido que podemos hacer en coche o en moto, alquilando este último vehículo en Mas que Motos Tenerife. Una empresa que, precisamente, es líder de alquiler y venta de motos en Tenerife.

Los más de 15 años de experiencia de esta compañía son los principales motivos para dejarnos asesorar para dar con la moto que mejor se adapta a nuestras necesidades. Una oportunidad única para disfrutar del mejor vehículo para recorrer la isla y, sobre todo, al mejor precio.

San Cristóbal de La Laguna y el Teide

Si iniciamos la ruta en Santa Cruz, nada mejor que situar San Cristóbal de la Laguna como primera parada de nuestro recorrido. La segunda ciudad de la isla más poblada cuenta con una magnífica catedral, el modernista Teatro Leal y la Iglesia de la Concepción del siglo XVI. Aunque quizás uno de sus momentos más interesantes sea el Palacio Episcopal del siglo XVII.

Si paseamos por esta urbe, también podemos visitar el Museo de la Historia y el Archivo Insular de Tenerife, el Palacio de la Nava y el Monasterio de Santa Catalina. Realmente, el conjunto monumental y artístico de San Cristóbal es muy profuso, con la Iglesia de Santo Domingo y las ermitas de San Miguel y Santa María como elementos más llamativos.

Desde San Cristóbal de La Laguna podemos poner rumbo al Parque Nacional de las Cañadas del Teide, deteniéndonos antes en el mirador del Pico de las Flores. Un mirador de 1.300 metros de altura, ideal para hacer fotografías, y que ofrece una de las panorámicas más hermosas de toda la isla.

Este parque nacional está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Lo primero que debemos hacer es visitar su centro de visitantes para recabar información sobre las mejores rutas para recorrerlo. El paisaje volcánico que se abrirá a nuestro paso es único, con una gran variedad de formas y colores a nuestro alrededor.

Si se desea, se puede tomar el teleférico que nos lleva a la cumbre del Teide para contemplar una vista espectacular de toda la isla. Toda esta zona está repleta precisamente de rutas de senderismo para poder conocer rincones de la naturaleza canaria tan atractivos como los Roques de García o los Llanos de Ucanca.

El Puerto de la Cruz y La Orotava

El Puerto de la Cruz es una de las poblaciones más turísticas de la isla. Antes de llegar a ella, podemos parar en el mirador de la Paz para divisar una preciosa panorámica de la ciudad y los alrededores. Ya en ella, tenemos que comenzar la visita en el Lago Martiánez, un lago artificial diseñado por César Manrique con una fuente que lanza un gran chorro de agua.

Puerto de la Cruz es otra gran ciudad monumental con uno de los mejores patrimonios de la isla. Aquí destacan las iglesias de Nuestra Señora de la Peña y la de San Francisco, las ermitas de San Amaro y San Telmo, la Casa de la Aduana, el Museo Arqueológico Municipal y el Castillo de San Felipe, una fortaleza construida en el siglo XVII.

A través del hermoso valle de La Orotava llegamos a la ciudad del mismo nombre. Un lugar de hermosas casas con balconadas canarias, calles empedradas y numerosos monumentos y edificios de gran interés. Son de destacar el Jardín Botánico, la Iglesia de la Concepción o el Museo Parroquial.

La Orotava cuenta con algunas casas nobiliarias de gran valor. Entre ellas habría que señalar la Casa de Lercaro o la Casa Molina, sin olvidarnos del conjunto de edificios que lleva el nombre de las Doce Casas. Es precisamente aquí donde vamos a poder admirar esos balcones canarios tan llamativos y tradicionales.

Lo cierto es que Tenerife es una preciosa isla que, como vemos, no solo se presta para el clásico turismo de playa. Estamos acostumbrados a ver a los turistas agolparse frente al mar para disfrutar del buen tiempo y la bonanza de sus aguas. Sin embargo, la isla puede brindarnos mucho más que eso.

Un lugar repleto de mágicos paisajes, ciudades monumentales y un ambiente muy animado. Una ruta en moto por Tenerife es una de las actividades turísticas más placenteras y de la que seguramente regresaremos impresionados. Los mejores secretos de la isla nos esperan en cada uno de los rincones y parajes en los que nos detengamos.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad