jueves 1/10/20
modelaje y ocio

El modelismo es para muchos una gran pasión

El arte de modelar a escala tiene multitud de seguidores siendo una actividad con muchas posibilidades

tanques

El modelismo tiene millones de entusiastas a nivel global, porque es un pasatiempo realmente apasionante. El poder crear un modelo a escala, para muchos de los modelistas, es uno de los principales logros de la vida.

En el mundo del modelismo, existen innumerables posibilidades para especializarse, pudiendo elegir áreas como el modelismo militar, naval, aeromodelismo o el automodelismo entre otros. Pero también el mercado que mueven estos entusiastas de la perfección a escala, también es inmenso.

La pintura elegida es muy importante para dar un acabado perfecto a la pieza

Hay empresas a nivel mundial que se especializan en crear modelos a escala para montar, y otras, que se encargan de la creación de pinturas especiales como Gravity Colors. Son pinturas para las maquetas, con colores tan exactos que son casi iguales a los que utiliza la fábrica real.

El modelista es una persona muy detallista, y perfeccionista hasta el más mínimo detalle, por lo que el modelo terminado y pintado debe ser debe ser una copia fiel a escala de como se ve el original en el mundo real. Por esta razón las empresas que se dedican a la creación de las pinturas de alta calidad para el automodelismo, lo hacen con dedicación y la misma perfección de detalles que usan los modelistas.

Características de las pinturas para modelismo

Las pinturas para modelismo son lacas con base de solventes, previamente diluidas para poder aplicarlas con un aerógrafo. Se secan muy rápido y los colores permanecen firmes, no decoloran con el secado y se mantienen inalterables con el paso del tiempo. Estas pinturas se fabrican en tres tipos, nacarados, colores sólidos y metalizados.

Los colores perlados son más brillantes que los sólidos, y los metalizados son una réplica exacta de los colores reales de fábrica de los modelos reales, pues se utilizan los copos metálicos más pequeños disponibles en el mercado.

Como sucede con los modelos que se replican, las maquetas a escala también llevan una base antes de la pintura, es la de imprimación. Esta base sella el plástico y permite una mayor adherencia de la pintura sobre el modelo. Las empresas que crean estas bases, lo hacen de modo que ésta se adhiera perfectamente al plástico, resina o metal, especialmente para quienes crean sus propios modelos sin recurrir a los que vienen para montar estos modelos.

Los mejores fabricantes de modelos para armar, proveen hasta el mínimo detalle en sus automóviles a escala, pero la pintura no está incluida. La pintura es tan importante como el detalle de armado para el modelo terminado, pues será la vista estética principal de la pieza terminada. Existe una amplia gama de estilos y también una amplísima variedad de colores, tanto para los clásicos, tuning, de carreras o de calle.

Los fabricantes de las pinturas han desarrollado sus colores con detalle y perfección para hacerlos idénticos a los que utilizan las fábricas en sus modelos reales, o los utilizados por las escuderías en sus autos de carreras. 

Las pinturas que se utilizan en el modelismo son de la más alta calidad

Para ofrecer esta paleta de colores con tal exactitud y de tan altísima calidad, las empresas han realizado un exhaustivo trabajo investigativo, para que ese afán perfeccionista de los modelistas se vea satisfecho.

Los colores se fabrican con base a laca acrílica y permiten su secado en tan sólo cinco minutos, pero para una terminación profesional, la base imprimadora elimina las imperfecciones y los molestos rasguños que puedan quedar en el modelo. Esta imprimación es la base perfecta para que la pintura quede como de fábrica en un modelo real, sobre todo cuando se desenmascara el modelo pintado, la pintura queda perfectamente adherida gracias a la imprimación.

Las fábricas de estas pinturas admiten el diluido para que puedan ser utilizadas con aerógrafo, pero como ellos conocen a los modelistas, que prefieren varias capas más delgadas para mayor perfección, también disponen de un solvente acrílico para utilizar como diluyente. Para la limpieza del aerógrafo, puede utilizarse acetona o diluyente de nitrocelulosa, pues el alcohol solo se puede utilizar para cuando se cambia de color en el aerógrafo.

Si en el futuro se le quiere dar una nueva vida al modelo, este tipo de pintura se puede remover fácilmente con alcohol isopropílico o líquido de frenos, sumergiendo las partes plásticas del modelo para que la pintura se desprenda. Luego de una minuciosa limpieza, se puede volver a pintar de la forma más creativa. 

Comentarios