domingo 29/11/20

Víctor Ullate despide a los bailarines de su compañía

Víctor Ullate anunció el 2 de octubre su decisión de cerrar su compañía ante su "inviabilidad económica" y ese mismo día sus bailarines fueron despedidos "de manera tácita, verbal e injustificada", una medida que recurrirán ante los tribunales, ha informado hoy su abogado

Veinte de los veintitrés bailarines de la compañía más seis miembros de su equipo, entre ellos el sastre, el técnico de iluminación y el de sonido, fueron despedidos ese día aunque hasta hoy no lo han hecho público, ha explicado el abogado que les representa a todos ellos, Luis Hormeño, del Bufete Peláez & Hormeño.

Los otros trabajadores, "una chica extranjera que llevaba pocos meses, el hijo de Ullate, Josué, y su novia", no se han sumado a la demanda, ha precisado el letrado.

"Muchos de ellos llevaban 30 años en la compañía -creada en 1988- y empezaron como bailarines para luego asumir otras competencias como maestros o profesores", ha señalado Hormeño.

El bufete ya ha presentado la demanda de conciliación, un paso obligado antes de acudir a los juzgados de lo Social, ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC), aunque Hormeño duda de que se llegue a un acuerdo previo.

Los trabajadores, explica el bufete en un comunicado, se han visto "súbitamente privados de sus trabajos, sin motivo ni justificación, sin ser indemnizados ni finiquitados, adeudándoseles varias mensualidades y otros conceptos salariales".

Los ex trabajadores de Ullate expresan en esa nota su "malestar, indignación, impotencia y desmerecimiento" por el trato recibido por parte del bailarín y coreógrafo y la decisión de despido, comunicada "a través del esposo del señor Ullate y Director Artístico (de la compañía), Eduardo Lao".

Lao, según Hormeño, compareció el 2 de octubre acompañado de un abogado "y, sin justificación alguna, les comunicó el cierre de la empresa y su despido desde ese mismo día".

"Los trabajadores, no obstante, acudieron a su puesto de trabajo al día siguiente, no permitiéndoseles trabajar y ratificándoles el despido tácito efectuado el día 2 por Lao", indica el comunicado.

Los trabajadores, añade el bufete, llevan años "de plena dedicación a su trabajo, con jornadas de más de 60 horas semanales" y se han visto "súbitamente privados de sus trabajos, sin motivo ni justificación, sin ser indemnizados ni finiquitados, adeudándoseles varias mensualidades y otros conceptos salariales".

Desde 2009, la compañía estaba asociada a los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid, de forma que tiene allí su residencia y puede usar sus salas de ensayo además de recibir una subvención del Gobierno regional de en torno al millón de euros.

El Ministerio de Cultura, a través del Instituto Nacional para las Artes Escénicas y la Música (Inaem), ha aportado desde 2002 a los proyectos del Ballet de Víctor Ullate más de 1,5 millones de euros.

"Me siento muy mal; cerrarla es un palo enorme", aseguraba el día 2 el coreógrafo y señalaba que mantendría abierta la escuela y la fundación que llevan su nombre. 

Comentarios