viernes 4/12/20
Congreso de Militares 2018

La tropa se moviliza contra Defensa

AUME y ATME organizan el Congreso de Militares Españoles el 24 de febrero. Acusan al Ministerio de María Dolores de Cospedal de “inacción” y de “ocultar” los “grandes problemas” de los militares. Otras asociaciones se han puesto en marcha también para frenar la salida de los militares temporales a los 45 años  

La lista de reivindicaciones de las asociaciones militares es larga, pero cada vez más acuciante, en especial para los militares con contratos hasta los 45 años con el Ministerio de Defensa, según exponen formal e informalmente sus representantes. Y la movilización para conseguir mover conciencias con sus reivindicaciones ha saltado de las manifestaciones, las redes sociales y círculos informales para tomar forma de congreso por primera vez.

Por primera vez, la Asociación Unificada de Militares Españoles Españoles (AUME) y la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), dos de las asociaciones profesionales más importantes, han puesto pone en marcha el Congreso de Militares Españoles 2018 (CME18). Su objetivo es “unificar propuestas y aunar esfuerzos” en todas los asuntos que les afectan y tratar de contrarrestar la “inacción del Ministerio de Defensa”, a quien acusan de estar “más preocupado de la industria militar y del escaparate de las misiones que de los miembros de las Fuerzas Armadas”, según una nota de prensa lanzada este miércoles por las dos asociaciones.

Para ello, hacen un llamamiento a todos los miembros de las Fuerzas Armadas, “en cualquiera de las situaciones que se encuentren, así como los Reservistas de Especial Disponibilidad –RED”, para que expongan sus propuestas. La organización de este congreso, que AUME y ATME definen como “evento democrático”, ha puesto a disposición de los militares un formulario para hacer sus propuestas, que podrán presentar hasta el 31 de enero. El acto central, en el que también invitan a participar, tendrá lugar el 24 de febrero. De este modo, consideran se dará “legitimidad de sus propuestas”, cuya resolución “será elevada a las Comisiones de Defensa del Congreso y del Senado, a las instituciones con poder decisorio y al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas”.

Los problemas que enumeran AUME y ATME van desde las “desfasadas e injustas retribuciones, la falta de expectativas de carrera y el régimen de vida en los centros de trabajo” al “déficit de derechos”, aunque es la situación de los militares temporales que tienen que abandonar las Fuerzas Armadas a los 45 años una de las que más movilizaciones están teniendo.

De hecho, se han constituido otras asociaciones con gran movimiento en redes sociales, como #45sindespidos, para reclamar una salida a la situación de estos militares, a los que la Ley de Tropa y Marinería, aprobada en 2006, obliga a dejar el Ejército, aunque continúan recibiendo una pensión de 600 euros -compatible con cualquier otra actividad-.  Los miembros de las Fuerzas Armadas que se verán afectados por esta situación irán ‘in crescendo’ en los próximos años y la previsión de AUME cifra en 5.000 los militares de la escala básica que serán prejubilados hasta 2021.

Salidas profesionales

AUME ha pedido a los ayuntamientos su apoyo para sacar adelante una iniciativa parlamentaria para solucionar el problema de la "masiva salida" de militares temporales de las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años. Se trata de una moción que instaría al Ejecutivo y a Defensa a cumplir los mandatos legales para la eficaz y plena integración laboral de los militares temporales y a lograr para todos ellos una carrera y trayectoria profesional integrada y digna.

Aun así, los sistemas de reubicación de estos miembros de las Fuerzas Armadas también están dando resultados, según los datos ofrecidos por el Ejército de Tierra a finales del mes de diciembre. En total, 1.135 militares de tropa del Ejército de Tierra han ingresado en algún centro de formación para promocionar dentro de las Fuerzas Armadas o bien se han desvinculado obteniendo plaza en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado durante 2017, explica el Ejército en una nota.

Pero las salidas dentro del Ejército no son las mayoritarias. En total, 471 militares de tropa accedieron a las escalas de suboficiales y oficiales (solo 55 a esta última) mientras 664 ingresaron en la Guardia Civil y en la Policía Nacional, unos resultados considerados “buenos”.

Aun así, el Ejército pone de manifiesto la falta de candidatos para la Policía Nacional. “Mientras que las plazas reservadas para los militares de tropa y marinería para acceder a la Guardia Civil se cubrieron en su totalidad”, explica en la nota el Ejército, “de las que estaban reservadas para el acceso a la Policía Nacional, tan sólo se cubrieron 17 de las 522 ofertadas, 10 de ellas por militares de tropa profesional del Ejército de Tierra”.

Comentarios