miércoles 25/11/20

Rajoy lo niega todo: "Nunca he recibido ni repartido dinero negro"

El presidente del Gobierno vuelve a escudarse en que todo es un ataque hacia el PP y acusa al líder de la oposición de instigador social

Rajoy lo niega todo: "Nunca he recibido ni repartido dinero negro"
Rajoy lo niega todo: "Nunca he recibido ni repartido dinero negro"

"Esto no es una trama del PP, es una trama contra el PP". Estas fueron las palabras con las que el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defendió a su formación el 11 de febrero de 2009 cuando estalló el mayor caso de corrupción urbanística de nuestra democracia y salpicó al Partido Popular. Entonces aún no conocíamos toda la información con la que hoy contamos. Cuentas en Suiza de uno de los extesoreros 'populares', supuesta contabilidad oculta en la sede nacional de la calle Génova y presunta circulación de sobres de dinero B entre los máximos dirigentes de la formación. Aún así, el mensaje de este sábado, ante el Comité Ejecutivo al que ha reunido de urgencia, ha continuado siendo el mismo: "Quiero deciros que no vamos a quedarnos de brazos cruzados ante ataques que no sólo pretenden desacreditar a nuestro partido y al Gobierno de España, sino crear una situación de zozobra e inestabilidad en un momento particularmente delicado desde el puntos de vista económico y social".

El Partido Popular se considera víctima de toda una trama conspiratoria. Alguien quiere hacerles daño, aunque aún no saben quién. ¿Será Luis Bárcenas, exdirigentes 'populares' o simplemente algunos medios de comunicación "insidiosos"? Este sábado, Mariano Rajoy, aún no ha querido señalar a nadie. Prefiere continuar sintiéndose víctima de todo lo que le está ocurriendo a la formación. El resultado: "un escándalo de grandes dimensiones que afecta a miembros muy significativos del partido y que, por incluirme a mí entre ellos, alcanza a la Presidencia del Gobierno", ha dicho el líder del Ejecutivo, confirmando así lo que este jueves ya adelantaba la secretaria general, María Dolores de Cospedal, cuando aseguraba que estas informaciones podían perjudicar a la recuperación de España. Este viernes, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, insistían en la "estabilidad" del Ejecutivo; hoy Rajoy, sin embargo, ha lamentado el "daño" que este caso está "causando a España", y por consiguiente al Gobierno Nacional.

Por esta razón, y consciente de la gravedad de las sospechas que ciernen sobre él. El presidente del Gobierno ha anunciando que hará públicas esta semana en la web de La Moncloa sus declaraciones de la renta. Aún no sabemos cuáles, puesto que no ha permitido a la prensa que le hiciera ninguna pregunta, pero tal y como han confirmado a este periódico fuentes gubernamentales, los documentos probablemente reflejen los ingresos del presidente desde que era Registrador de la Propiedad. "Para que así todo el mundo vea lo que cobraba antes y lo que cobra ahora", han aseverado dichas fuentes. Es más, el mismo Rajoy ha insistido en su discurso en esta cuestión. "A los 23 años era Registrador de la Propiedad con una plaza, y me ganaba la vida muy bien. Si me interesara el dinero, allí lo hubiera tenido".

Así pues, el líder del Ejecutivo ha intentado dejar constancia de su inocencia. "Estoy en la política porque quiero cambiar las cosas, porque me he propuesto alcanzar unos resultados, no para mí, ni siquiera para mi partido: para los españoles". En este sentido, ninguna novedad al frente. "Todo es falso". Así ha resumido el líder del Ejecutivo y de la formación sospechosa de corrupción su respuesta ante todas las informaciones que en estas últimas dos semanas han ido surgiendo en torno a la contabilidad de los 'populares'. "Nunca, repito, nunca he recibido, ni he repartido dinero negro ni en este partido ni en ninguna parte. Todo lo que se ha dicho y todo lo que se pueda insinuar es falso", ha rematado.

En este sentido, ha apelado en numerosas ocasiones a la "transparencia". A la transparencia de la formación y de sus dirigentes. Por este motivo, este sábado, el PP ha hecho público el informe provisional sobre la auditoria interna. Sin novedades también. Según este documento elaborado por la actual tesorera, Carmen Navarro, todo es correcto. Claro que este informe sólo hace referencia a datos legales. Los documentos publicados por el diario El País, sin embargo, a los ilegales. "Infamias", así los ha calificado el líder de la formación. "Han aparecido en la prensa unas notas sin que se sepa de dónde salen ni quién las ha puesto en circulación, pero que dan pie a toda clase de infundios, y que inflaman el faraséis más descarado por parte de quienes piensan que tienen algo que ganar en este río revuelto", ha aseverado. No obstante, en ningún momento menciona que esos documentos no existieran, y que los datos que en ellos aparecen sean inciertos. Es más, desde el partido ya se ha reconocido que algunos de ellos se corresponden con la realidad. Como los que se refieren a Pío García-Escudero o los relacionados con las subvenciones dadas a algunas organizaciones del País Vasco. En este sentido, nuestra obligación es insistir en la incongruencia de estas declaraciones. ¿Cómo es posible que unos datos sean ciertos y otros no?

El partido insiste en la manipulación. Todo es culpa de una mano negra. Por ello, el presidente del Gobierno ha instado a la Justicia a actuar. "No tengo la menor duda que esto se confirmará por la Adminstración de Justicia. Como tampoco tengo duda alguna de que los Tribunales y la Agencia Tributaria harán que se cumpla la Ley", ha insistido Rajoy. No obstante, la auditoria que queda es externa y por el momento no han dejado que los técnicos de Hacienda intervengan en esta investigación. Una presencia, sin duda clave y necesaria para demostrar la fiabilidad de lo que están diciendo y mostrando hasta el momento.

Por lo pronto, el correcto funcionamiento de nuestra democracia se está poniendo en cuestión, y la actitud del Gobierno sigue siendo la de echar balones fuera. La culpa es incluso del líder de la oposición, Alfredo Péra Rubalcaba, que según Rajoy, "ha prestado el crédito que no merecen a las insinuaciones más dañinas, sin calibrar en modod alguno el efecto que tales insinuaciones pueden tener para nuestro país". Es más, ha alardeado de ser de los pocos que ha actuado con contundencia ante los casos de corrupción que ha habido en el partido. "Quiero recordaros también que cuando este partido ha detectado alguna irregularidad, ha actuado, y lo ha hecho con un alto nivel de exigencia que nadie ha igualado". Eso sí, con todos salvo con Bárcenas, que como ya publicó ESTRELLA DIGITAL, hasta hace escasas semanas mantenía despacho, secretaria y coche oficial en el número 13 de la calle Génova. En 2009 dimitió de sus cargos, pero nunca se olvidó de volver a la que hasta entonces era su casa oficial. Esta es la triste realidad.

Con la cabeza alta

Lo único claro hasta el momento es que no habrá dimisiones. "Si alguien piensa que, mediante el acoso, yo me voy a encoger o que puedo abandonar la tarea que los españoles me han encomendado, tengo que decirle que se equivoca". Nadie asumirá la responsabilidad de lo que está ocurriendo. Por el momento, el presidente del Gobierno se siente arropado por su formación. "Ha salido muy contento de la reunión", decía al final del Comité Ejecutivo una fuente gubernamental. "Todo han sido elogios y felicitaciones", han insistido fuentes del partido. La reunión comenzaba con cierta tensión. El descontento generalizado era evidente. Pero según aseguran en Génova todo ha quedado solucionado. "La contundencia del presidente ha convencido a todos", aseveran fuentes 'populares'.

Ésta ha sido la primera comparecencia pública que ha hecho el presidente del Gobierno desde que se publicaran los ya famosos papeles de Bárcenas. No ha admitido preguntas de la prensa, pero esto no le evitará tener que darnos respuesta. Simplemente ha decidio posponer el momento. Este lunes ofrecerá una rueda de prensa desde Berlín junto a la canciller alemana, Angela Merkel, y será interrogado por ello. Por lo pronto, el Partido Popular y su presidente no dudarán en emprender acciones legales "contra aquellos que intente hacer daño" a la formación. Nadie ha nombrado a Bárcenas explícitamente, pero es probable que él también figure en esa lista negra de denunciados, donde por supuesto no faltarán todos aquellos medidos de comunicación que hayan "difundido o reproducido" la información publicada por el Grupo Prisa, tal y como advirtió el pasado jueves María Dolores de Cospedal. "Todavía no hay nada definitivo. Preparar estas denuncias requiere su tiempo. Pero llegarán", han insistido fuentes del partido.