martes 29/9/20
ACUERDO PSOE-PODEMOS EN CASTILLA-LA MANCHA

Page: pacto antes que elecciones

El presidente socialista de Castilla-La Mancha valoró solucionar la crisis con Podemos con un adelanto electoral, que desestimó porque las cuentas nos alían en las encuestas. A cambio de un complicado pacto ha demostrado al socialismo que él es capaz de llegar acuerdos con la izquierda antes que con el PP, con lo que deja sin discurso a Sánchez

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con el diputado de Podemos, José García Molina.
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con el diputado de Podemos, José García Molina.

Emiliano García Page sopesó convocar elecciones anticipadas en Castilla-La Mancha tras la sorpresiva negativa de Podemos a votar los presupuestos regionales. La crisis política se ha cerrado con el primer gobierno de coalición con la formación de Pablo Iglesias. Page ha logrado dos objetivos: evitar unas azarosas elecciones con encuestas poco claras, y demostrar a Sánchez y el PSOE que él también es capaz de pactar con Podemos y no con el PP, un mensaje absolutamente de consumo interno.

Podemos votó en contra de los Presupuestos de manera totalmente inesperada para el equipo del presidente socialista. Fuentes del partido explican a ESTRELLA DIGITAL que las negociaciones con la formación morada había sido extensas y exhaustivas. Fue tras horas de sesión, en una última votación casi nocturna cuando estalló la crisis política en Castilla-La Mancha. Entre las alternativas que le quedaban a Page para remontar la crisis estaban las elecciones, que parte de su equipo veía con buenos ojos por una sola razón: el PP, con Cospedal enfrascada en el Ministerio de Defensa, estaba eventualmente desprevenido y sin candidato. Sin embargo, la situación electoral en Castilla-La Mancha siempre es azarosa. Hay una enorme igualdad entre PSOE y PP, que se decanta generalmente por pocos votos. En 2015 Dolores de Cospedal perdió la mayoría absoluta por menos de 5.000 votos. Un diputado que baile de un lado a otro en el escrutinio da el poder en esta enorme región. Los expertos demoscópicos socialistas valoraron que a la posible caída del PP podía acompañar una subida de Ciudadanos y la salida casi segura de Podemos de las Cortes regionales. Eso dejaba una nueva geometría en las Cortes y el Gobierno en manos del PP.

Hay sin embargo otra motivación en el pacto de Page con Podemos. El presidente Castellano-Manchego ha sufrido una dura derrota en las primarias socialistas, en las que al igual que todo el bando ‘susanista’ ha recibido la acusación de ser cercano al PP. Un pacto con Podemos deja sin discurso a los ‘sanchistas’ en este campo.

Aunque Podemos sufre en Castilla-La Mancha la misma división en bandos que en el resto del país –un líder crítico acaba de ser apaleado en Toledo esta misma semana–, las asambleas locales han votado muy mayoritariamete el acuerdo. Realmente, según las encuestas, es casi la única posibilidad que van a tener de entrar en el Gobierno regional y se valora que un cambio de táctica para ser “partido de Gobierno” puede detener la pérdida de apoyos. La división en Podemos es tal, que son habituales los recados en prensa entre los dos únicos diputados, José García Molina y David Llorente.

Lo que sucede es que esta coalición podría estar ya envenenada por la pésima relación entre Emiliano García-Page y José García Molina, el líder regional de Podemos, lo que puede dar pie a unos interesantes consejos de Gobierno.

Podemos realmente lo que va a hacer es ampliar el Ejecutivo que ahora mismo tiene García-Page, ya que no se destituye a ningún consejero y lo que se hace es crear dos consejerías nuevas para dar entrada a la formación morada. Con esto el Gobierno regional tendrá 10 consejerías. Cuando Dolores de Cospedal ganó en 2011 las elecciones, redujo a 7 consejerías su Ejecutivo. Page creó una nueva consejería más al ser nombrado presidente por la Cortes. Ahora el Gobierno castellano-manchego crece un 20% más. Los portavoces de Podemos se han apresurado a asegurar que renunciarán a privilegios como el coche oficial, pero lo que es evidente es que la creación de dos consejerías, con sus correspondientes consejeros y equipo técnico y político, va a aumentar el gasto.

Los Anticapitalistas –una de las corrientes fuertes dentro de Podemos– pidieron que no se entrara en esta coalición de Gobierno. Iglesias ha ignorado la petición de Miguel Urbán y ha abrazado la coalición. Los numerosos respaldos no hacen sino apoyar la decisión de García Molina. Otra cosa es lo que el socio de Podemos en las generales, IU, opina de este acuerdo. La organización, IUCLM ha emitido un tweet la tarde del martes en el que hace ironía sobre este acuerdo: “Se ha quedado una buena tarde para afiliarse a IU”. Lo airado de las respuestas desde afines a Podemos demuestran que ha dolido.

 

Comentarios