martes 19/1/21
Una niña no puede contar a su madre etarra que perdió un diente

Campaña de vídeos para acercar a los presos de ETA

Grupos favorables al acercamiento de presos etarras a Euskadi están promoviendo un vídeo donde se reescribe la historia. Las víctimas son los hijos de etarras, no los 800 asesinados y sus parientes

Plataformas de apoyos al acercamiento de presos están promoviendo manifestaciones en Madrid y videos para lograr el acercamiento a Euskadi de los presos de ETA. Con tal fin, según datos en poder de  os servicios de inteligencia, se han producido encuentros en la capital a la que asistieron miembros de Bildu, Podemos e IU. Uno de los ejes de dicha campaña es la divulgación de un vídeo titulado La niña de la mochila donde se narra en clave apologética el supuesto drama de una adolescente hija de presa etarra que debe viajar hasta la prisión de Algeciras para visitar a su progenitora. 

El vídeo, aunque dice basarse en hechos reales, no detalla la realidad que envuelve a esa niña y a su madre. Sólo denuncia que cuando se le cayó un diente a Maider, la niña protagonista, no pudo decírselo a su madre. Que la madre lleva 13 años presa en Algeciras. ¿Por qué? La respuesta del abuelo de Maider no deja lugar a dudas sobre el verismo del vídeo: "Por amar mucho al País Vasco". Naturalmente, la niña no entiende por qué su madre está detenida por amar, ya que ella ama a su madre y no está detenida.

Ni siquiera se usa la habitual verborrea etarra para hablar de conflicto armado y del sufrimiento del pueblo vasco. No. El Estado ha detenido a la madre de Maider por amar a Euskadi. Punto.

Los compañeros de clase, en la fantasía del relato proetarra, apuntan todos los sufrimientos de la pobre Maider: que viaja más de 1.000 kilómetros durante el fin de semana para ver apenas una hora a su madre mientras que ellos se van a hacer bici o fútbol. Ellos son niños normales, Maider, no.

Finalmente, cuando vuelve Maider de su enésimo viaje a la prisión de Algeciras, todos los compañeros de clase se han comprado una mochila idéntica a la suya para solidarizarse con ella. Esa mochila que ella porta cada vez que emprende viaje a la prisión de Algeciras. Y que es un símbolo para todos: cuando ven la mochila, ya saben que Maider tiene visita carcelaria. (Parece que el resto de los días no necesita mochila para llevar libros y cuadernos a clase). Por tanto, en la Euskadi que pinta el vídeo pro presos de ETA, todos los escolares son favorables al acercamiento de presos. Ninguno es tibio, ni contrario. Ninguno se cuestiona por qué su madre está presa.

La realidad que pinta el vídeo no explica por qué la buena de la madre de Maider lleva 13 años presa, por qué no ha mostrado arrepentimiento, lo que le habría acercado a Euskadi...Tampoco muestra los escolares que no pueden contar a su padre o madre que les falta un diente. Porque no están en Algeciras. Están muertos por las balas o explosivos de ETA. Más de 800 muertos dan para mucho huerfáno que no tiene a quien contar pérdidas de dientes.

En el descaro de tal vídeo, no sólo se usan imágenes infantiles para justificar el acercamiento de presos sin ninguna muestra de arrepentimiento. Hay algo peor: se pretende que este vídeo se difunda en las ikastolas. Total, ¿qué daño hay en el mensaje? Sólo se pretende que Maider esté cerca de su asesina madre para que le lleve la cuenta de los dientes perdidos.