domingo 24/1/21
Se triplican las noches tropicales desde 1980

Los efectos del cambio climático en Alicante

Según un informe elaborado por el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante sobre los efectos que está teniendo el cambio climático en la evolución de las temperaturas en la provincia, alerta de que en los últimos diez años, el aumento y combinación calor y humedad han hecho que durante el verano haga más calor que en el Valle del Guadalquivir, la zona más tórrida de España.

En la provincia, se aprecia perfectamente en los núcleos urbanos de Torrevieja, Elche, Alicante, Benidorm y Dénia, según apunta Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología y autor del estudio junto a Samuel Biener.

Las denominadas noches tropicales (la temperatura no baja de los 22 grados) se han triplicado desde 1980.

Durante la primera quincena de agosto los valores nocturnos han sido muy elevados toda la provincia. La humedad relativa del aire ha experimentado vaivenes, debido a la variabilidad del viento (brisas vientos terrales, xaloc), mientras que a partir del día 10 se impuso el viento de levante, aumentando la humedad, y a su vez, la sensación de bochorno.

Durante todas las noches, la sensación térmica ha rondado los 30º, incluso más. "Sin aire acondicionado es muy complicado conciliar el sueño con estos valores tan elevados de temperatura y humedad", explicaba Olcina.

Esto no ocurre en otras zonas de España, donde suelen ser puntuales las noches tan calurosas y en caso de llegar, no se prolongan más de varios días, coincidiendo casi siempre con olas de calor. Un ejemplo sería el valle del Guadalquivir.

Según el informe de climatología, por diversos motivos como son el calentamiento del Mediterráneo, el efecto de la isla de calor urbana y el cambio climático, se está produciendo un aumento muy importante en las últimas décadas de las noches tropicales (mínimas de 22º o más), y de noches tórridas (25º o más).

Hasta 1980, las noches tórridas en el Mediterráneo y en la costa eran algo ocasional, pero en los últimos años se están repitiendo frecuentemente en el litoral mediterráneo. Otro factor muy importante que condiciona las temperaturas mínimas es la temperatura del mar. Durante las últimas semanas, ésta ha oscilado entre los 28-30º en la bahía de Alicante.

El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante asegura: "Percibimos que el clima no es el mismo que hace dos o tres décadas. Y comienza a preocuparnos, porque puede afectar a nuestra economía, a nuestra salud, a nuestro territorio. Hay una serie de indicios, comprobados por los datos científicos, que señalan que algo está cambiando. La temperatura media en la provincia ha subido 0,6º desde 1980, sobre todo por la noche».