viernes 22/1/21
Caso Noós

Iñaki en Suiza, la acusadora desaparecida y el culpable habitual en Madrid

Tras la vista de medidas cautelares de este jueves, el Tribunal mantiene libre y sin fianza a Iñaki Urdangarin, mientras la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, y el expresidente balear, Jaume Matas, permanecen 'desaparecidos' de la escena pública

Iñaki Urdangarin podrá vivir en Suiza con su familia, pese a su condena a siete años de cárcel. | ED
Iñaki Urdangarin podrá vivir en Suiza con su familia, pese a su condena a siete años de cárcel. | ED

El proceso judicial del Caso Noós continúa a la espera de que el Tribunal Supremo case los recursos que se producirán en uno de los casos de más transcendencia mediática de nuestro país. Tras la vista celebrada este jueves en la Audiencia Provincial de Palma, Iñaki Urdangarin viajará a Suiza, López Negrete desaparece al desvincularse como letrada de Manos Limpias y el eterno imputado, Jaume Matas, se esconde en Madrid, en su reducto del Barrio de Salamanca.

Tras la  vistilla celebrada esta mañana, el Tribunal Balear, que persiste en alejarse de la instrucción y las tesis fiscales, ha desoído la propuesta de prisión eludible bajo fianza y finalmente ha decidido que Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres, condenados a seis y ocho años de prisión, se mantienen libres y sin fianza. Urdangarín, al que no se le retira el pasaporte, deberá presentarse en un juzgado Suizo todos los meses.

¿Dónde está Virginia López Negrete?

Tras anunciar su renuncia en un comunicado el pasado miércoles, Virginia López Negrete no ha asistido a la vista de este jueves. Con esta decisión, la famosa abogada busca desvincularse de la organización Manos Limpias, de la que fue jefa jurídica.

Imputada en la Audiencia Nacional con varias causas abiertas por extorsión, apropiación indebida, amenazas, pertenencia a organización criminal y los chantajes de Ausbanc y Manos Limpias, la letrada alegó “pérdida de confianza” en su cliente por “motivos personales”, “desavenencias insalvables” e “intereses totalmente contrapuestos” para desligarse del pseudosindicato al que representaba.

López Negrete se retira del caso junto con el procurador, Santiago Carrión, al afirmar que “les ha sido imposible comunicarse con su cliente, dado que ni la sede, ni los teléfonos, ni los correos electrónicos existen ya". Ambos profesionales están acusados de repartirse cerca cien mil euros desde Manos Limpias, gracias a las aportaciones de los estafados del caso Afinsa

Y mientras, una de las consideradas perdedoras del Caso Noós se refugia en su apartamento, que muchas fuentes sitúan cerca de la Calle Capitán Haya de Madrid, aunque ella niega que tenga su residencia en este lugar.  Ni ha aparecido  en la Audiencia de Baleares -en una vista a la que no podían acceder los periodistas- ni recurrirá la sentencia del pasado viernes, por la que su cliente deberá asumir las costas de los abogados y procuradores de la infanta Cristina. 

Negrete

Matas, de incógnito

Paseos con gorra y bufanda, y compras en pequeñas tiendas de ultramarinos del Barrio de Salamanca de Madrid, son las actividades a las que se dedica el expresidente balear a la espera de los juicios a los que se enfrenta y a que su condena de tres años de cárcel y siete de inhabilitación se haga efectiva.

Tras cumplir nueve meses de reclusión en la cárcel de Segovia por su condena por delito de tráfico de influencias en el caso ‘Palma Arena’, Matas finalizó en abril de 2015 la condena de la primera pieza de la decena que le competen, por los contratos ilegales a su redactor de discursos, Antonio Alemany, experiodista de El Mundo.

El exministro de Medio Ambiente del Gobierno del José María Aznar, asistió al rechazo del Gobierno de Mariano Rajoy de su petición de indulto y cumplió su condena de nueve meses, ya que el Tribunal Supremo había rebajado la pena de seis años.

La condena de Matas, llevada a cabo en la enfermería de la cárcel, debido a sus problemas de oído, se sumó a la multa de 9.000 euros a la que tuvo que hacer frente cuando el Tribunal Supremo le condenó por conseguir que un empresario pagase un sueldo a su mujer, Maite Areal, mediante un contrato simulado. Con la nueva sentencia del Caso Noós, pieza del enrevesado Caso Palma, Matas asume su tercera condena por dicho proceso.

El caso de ‘Palma Arena’ es, sin duda, el mayor quebradero de cabeza para Matas, pues además de las dos condenas cumplidas y de la nueva sentencia, el expresidente del Gobierno Balear, tiene pendiente la resolución de más de una decena de causas por corrupción en dicho proceso. Por una de ellas, el caso Over, por la que se acusa a Matas por la adjudicación irregular de contratos a la empresa Over-Marketing, la Fiscalía Anticorrupción  pide cinco años de cárcel.

Por el caso Ópera, Matas asistirá como único acusado al juicio oral por la contratación irregular del arquitecto Santiago Calatrava para la construcción de la ópera de Palma en 2007, por un valor de 1,2 millones de euros. La acusación pide un año y 3 meses de prisión, además de multa de 120.000 euros por tráfico de influencias y prevaricación.

Además, la fiscalía solicita un año y medio de cárcel para Matas por la adjudicación de 350.000 euros a la agencia de publicidad de Miguel Romero, también procesado, para el patrocinio del Mundial de Ciclismo.

Además de la complejidad del caso Palma, Jaume Matas es investigado por la Operación Buckingham, dirigida resolver las cuestiones relativas al enriquecimiento presuntamente ilícito que llevó a cabo Matas mientras fue presidente.

Actualmente,  Matas acumula la petición de más de diez años de cárcel en cuatro piezas. Por todo ello, y en especial por la reciente sentencia del Caso Nóos por el que Matas ha sido el único político condenado, el exdiputado del PP, hallado culpable de un delito continuado de prevaricación, así como de un delito de fraude a la Administración, se esconde bajo gorra, con pequeños paseos por su barrio madrileño y acarreando problemas de salud.

Jaume Matas, en una imagen de archivo.

Comentarios