domingo 25/10/20

Las comunidades autónomas han solicitado más de 1.700 rastreadores militares

La ministra de Defensa, Margarita Robles, dice que de los rastreadores militares que han solicitado las comunidades para el seguimiento de los contactos de las personas contagiadas por coronavirus, el 70% ya están trabajando 
Robles margarita

Lo dijo durante su visita al Mando de Operaciones, sito en la madrileña base de Retamares, en la que detalló que las Fuerzas Armadas cuentan con 2.000 rastreadores formados que están a disposición de las comunidades autónomas que soliciten sus servicios. Hasta la fecha han sido 15, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, todas, menos Cataluña y País Vasco.

Robles expuso que hasta la fecha las autonomías han solicitado más de 1.700 rastreadores, de los que el 70% ya están trabajando sobre el terreno, estando previsto que la próxima semana lo haga el resto, “sin perjuicio de que las comunidades puedan solicitar más”.

La ministra destacó la formación recibida por los rastreadores y la “profesionalidad” y “empatía” con la que están desarrollando su labor, poniendo de manifiesto que por cada persona contagiada realizan una media de rastreo de tres o cuatro individuos.

La titular de Defensa expuso la situación de los rastreadores en la Comunidad de Madrid, unas de las regiones más afectadas por la incidencia de la pandemia del coronavirus.

Lo hizo poniendo de manifiesto que el Gobierno presidido por Isabel Díaz Ayuso pidió 150 rastreadores, estando operativos hasta el momento 154, si bien puso a disposición de la Comunidad de Madrid aquellos que sean necesarios.

“La labor de rastreo es fundamental y seguimos con la oferta que hizo el presidente del Gobierno poniendo a disposición de las comunidades todos los rastreadores que hagan falta”, comentó.

Toda comunidad que desee contar con la colaboración de los rastreadores militares debe cursar su solicitud al Ministerio de Sanidad, cuyo Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) la valora, y, en caso de dar luz verde, se la traslada al Ministerio de Defensa para que active a los efectivos concernidos en estas tareas, que pueden ser del Ejército de Tierra, de la Armada, del Ejército del Aire o de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Cada autonomía cuenta con una Unidad de Vigilancia Epidemiológica (UVE), de distinto volumen según el territorio, en la que se integran los rastreadores militares, que está al mando de un oficial de cualquier de los cuerpos que componen las Fuerzas Armadas.

Las UVE, a su vez, se dividen en secciones, que cuentan con la colaboración de un oficial del Cuerpo de Sanidad Militar para aquellas cuestiones más técnicas. Las secciones disponen de un pelotón de vigilancia epidemiológica, en el que se dividen los rastreadores por turnos.

Comentarios