miércoles 27/1/21

Casado y Ayuso reivindican desde Cataluña la autonomía fiscal de Madrid

El líder del PP, Pablo Casado, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, han reivindicado, durante sendas visitas a Cataluña, la autonomía de Madrid para subir o bajar impuestos frente a la armonización fiscal que plantean el Gobierno y ERC

Imagen del pasado 22 de noviembre
Imagen del pasado 22 de noviembre

El presidente de los populares considera que esta medida es "ilegal e inconstitucional en España" porque, en tanto que Estado autonómico, se debe permitir un margen a las regiones para que suban o bajen impuestos según consideren.

Para Díaz Ayuso, es una "imposición ideológica" que no persigue el beneficio del conjunto de los ciudadanos, sino que simplemente busca "perjudicar" a Madrid.

Ambos dirigentes populares han protagonizado actos este viernes en Cataluña: Casado se ha desplazado hasta Tarragona con el líder del PP Catalán, Alejandro Fernández, y la presidenta de la Comunidad de Madrid ha dado una rueda de prensa como punto final a su visita de un día y medio a Barcelona.

Estos viajes previos a la campaña de las elecciones catalanas previstas para el 14 de febrero forman parte de la estrategia de los populares para reforzar su influencia en Cataluña, donde ahora solo cuentan con cuatro diputados.

En esta ocasión, la visita ha estado marcada por el último choque del PP con el Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, que esta semana acordó con ERC explorar una armonización fiscal para las autonomías de tributos como el de patrimonio, que en Madrid está bonificado.

Para Casado, "no tiene mucho sentido" que partidos que se autodefinen como "independentistas", en el caso de ERC, o "federalistas", en el del PSOE, defiendan medidas que constriñen la capacidad de decisión de las autonomías.

En este sentido, ha reivindicado que los populares van a "seguir bajando impuestos" en las comunidades donde gobiernan, como por ejemplo Madrid, a quienes cree que independentistas y socialistas han puesto "en la diana" por encarnar "una alternativa al infierno fiscal" de Cataluña, "que ahora Sánchez quiere extender a toda España a cambio de un puñado de votos en los PGE".

"Peleará con uñas y dientes"

En la misma línea, la presidenta madrileña ha asegurado que peleará "con uñas y dientes" para defender su modelo fiscal frente a quienes quieren "imponer" una subida de impuestos por motivos ideológicos, que en su opinión no tienen justificación.

Y es que, según ha dicho, es una "farsa" que la región de Madrid practique el "dumping fiscal" o la competencia desleal, tal y como afirman los republicanos.

"Madrid es un paraíso, pero de libertad y de respeto a los ciudadanos, no de imposición política", ha dicho.

En su opinión, los planes de armonización fiscal son un "ataque desmesurado" dirigido contra Madrid "porque representa" la unidad dentro de España, algo que los independentistas deploran.

Lo ha explicado así: "Madrid no es de nadie porque es de todos; es capital desde hace siglos porque es un lugar de acogida para todos, y es un lugar que representa unidad, como lo es la justicia y la Corona. Entonces, todos estos símbolos que representan unidad ahora mismo son enemigos".

Díaz Ayuso ha descartado que nadie de su gobierno participe en un eventual grupo de trabajo que diseñe la mencionada armonización fiscal porque duda que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tenga voluntad sincera de "dialogar".

"Aquí se está hablando de todo menos de diálogo, aquí está habiendo una imposición directa y un ataque frontal contra Madrid", ha recalcado.

Tanto Casado como Ayuso han avisado de que lucharán para frenar una armonización fiscal a la alza y han aseverado que lo mejor para España sería que el resto de regiones emulen la política tributaria de Madrid porque con impuestos bajos se potencia a las empresas, que son las que crean el empleo.

Felipe González reprocha a Sánchez los acuerdos con Bildu: "Yo no pactaría con quien quiere destruir el país"

La izquierda abertzale respalda el "sí" a los Presupuestos Generales​

Comentarios