jueves 29/10/20

Campa apunta en su estreno que el deterioro de la economía puede estar en "su punto álgido"

El nuevo secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, afirmó hoy que hay indicios que apuntan que el ritmo de deterioro de la economía española "podría haber llegado a su punto álgido". Campa, que compareció por primera vez ante la prensa desde que fuera nombrado, valoró así los datos del Producto Interior Bruto del primer trimestre del año, que arrojan una caída del 3% interanual de la economía española.

Según Campa, aunque aún es preciso ver los primeros indicios de recuperación con la "máxima cautela", dado que los datos son "altamente preliminares" por el grado de "volatilidad del contexto", algunos indicadores parecen "sugerir" que la evolución económica "no será tan negativa en el segundo trimestre" como en el primero.

En concreto aludió a los datos de empleo de abril, "relativamente positivos" y a la evolución de los tipos de interés, las condiciones de crédito o incluso los mercados bursátiles, que muestran "los estados de ánimo", aunque insistió en que hay que tomarse este análisis optimista con "mucha cautela", dada la "volatilidad" de la situación actual.

Campa subrayó que la evolución económica hay que analizarla en el contexto de lo que ocurre en los países de nuestro entorno, y en este sentido recordó que los datos españoles son mejores que en el conjunto del área del euro, donde el PIB ha caído el 4,6%, 1,6 puntos más que en España.

Según Campa, estos indicadores, corroborados por economistas y financieros internacionales de muy diverso ámbito, sugieren que la desaceleración del deterioro económico "se podría estar produciendo", motivo por el que los datos del segundo trimestre serán mejores que los del primero, aunque no quiso anticipar el momento en el que la economía podrá volver a crecer por encima del 2%. "No lo sé, es algo que nadie sabe", aseveró.

A su parecer, hacer proyecciones concretas o poner el énfasis en un trimestre determinado o en el periodo de tiempo en el que se alcanzará una cifra puntual de crecimiento es "excesivamente prematuro" por la excepcionalidad de la situación española y global. "Hay que optar por la prudencia y la cautela", insistió.

Por otro lado, recordó que el Gobierno ha puesto una serie de propuestas encima de la mesa para superar el ajuste sobre las que seguirá trabajando en el futuro y que intentará desarrollar de forma que sean "lo más eficaces posible".

Sobre la evolución concreta de algunos componentes del PIB, Campa reconoció estar preocupado por la evolución del sector industrial, pero aseguró que el consumo y otros elementos también captan su atención, así como el sector de la construcción que, sin embargo, puede haber arrojado en el primer trimestre cifras menos negativas gracias a la inversión pública y al fondo de inversión local. "Me preocupa todo, sinceramente", admitió.

Preguntado por las previsiones que aún mantiene como oficiales el Ejecutivo y que apuntan a una caída de la economía del 1,6% en el conjunto del año, Campa anticipó que los nuevos datos llegarán "las próximas semanas", coincidiendo con la presentación del techo de gasto para los Presupuestos del 2010.

Recordó que el Gobierno tiene la obligación de revisar el cuadro macro en el mes de junio cuando elabora el techo de gasto de los Presupuestos y en el mes de diciembre, cuando tiene que enviar a Bruselas el informe sobre el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y crecimiento. "Por supuesto que lo vamos a cumplir", aseveró.

Al principio de su intervención, Campa dedicó unos minutos a agradecer el cargo que desempeñará de ahora en adelante, y aseguró que es "un honor" poder ocupar la Secretaría de Estado de Economía y sustituir a David Vegara, un hombre que ha realizado su trabajo durante los últimos cinco años "con gran brillantez y total dedicación".

Agradeció la confianza que ha depositado en él la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y aseguró que asume el puesto con "ilusión y voluntad de trabajar" por el máximo beneficio de los españoles. Asimismo, se comprometió a trabajar al máximo en su cargo, consciente de que llega en medio de la crisis más "profunda" de la historia reciente de España.