miércoles 14/4/21

Estrella Digital

La cámara funeraria de Tutankamon se acerca a Munich a través de réplicas

En 1922 el arqueólogo Howard Carter fue el primero en penetrar en el sepulcro real de Tutankamon en el Valle de los Reyes. Ahora, todos pueden sentir en Múnich la misma experiencia a través de las réplicas de más de un millar de piezas elaboradas siguiendo técnicas ancestrales. Al menos, ese es el objetivo, según afirma la egiptóloga española y asesora de la muestra Nuria Castellanos, frente a las críticas que en Alemania han puesto en duda el escaso valor histórico de la exposición. Las piezas también han sido copiadas para otra muestra que podrá visitarse desde en junio en Barcelona.

Los tesoros de la cámara funeraria de Tutankamon se han convertido en la atracción de la temporada en Múnich, a través de un millar de réplicas talladas a partir de los objetos hallados en el mausoleo del legendario faraón egipcio.

La muestra Tutankamon: Su tumba y sus tesoros busca ofrecer al espectador una experiencia "didáctica" que le permita "revivir" la experiencia de descubrir la tumba del joven faraón a tamaño natural, explicó la egiptóloga española y asesora de la muestra Nuria Castellanos.

Las más de un millar de piezas, elaboradas por tres talleres de artesanía egipcios siguiendo técnicas ancestrales, han sido copiadas de nuevo para otra exposición igual, que podrá visitarse de junio a septiembre en el Museo Marítimo de Barcelona.

Pese a las voces críticas que en Alemania han puesto en duda las réplicas y su escaso valor histórico, Castellano insiste en que la exposición "no busca engañar a nadie".

Para la arqueóloga, la función de la exposición es principalmente "didáctica" y su objetivo es que el espectador pueda sentir "en tres dimensiones" la "magia" del descubrimiento del arqueólogo Howard Carter, el primero en penetrar en el sepulcro real de Tutankamon en 1922, en el Valle de los Reyes.

Réplicas

"Las piezas están elaboradas con una sólida base histórica y son de muy buena calidad. Además, al no haber vitrinas, como en los museos convencionales, parece que prácticamente se pueden tocar. Para quien quiera ver originales, quizá ésta no sea su exposición", señaló la egiptóloga.

Casi 90 años después de su descubrimiento, la muestra recrea de forma precisa tres de las cuatro salas funerarias que integran el mausoleo faraónico, basándose en la documentación fotográfica que captó Harry Burton del hallazgo de Carter.

Creada a partir de la iniciativa de un grupo de egiptólogos alemanes, la exposición de piezas funerarias se complementa con las instantáneas de Burton, cedidas por el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, que fueron tomadas en el sepulcro de Tuntankamon y reveladas en un laboratorio improvisado en otra tumba cercana. .

Réplicas de estatuillas de dioses como Anubis, Sachmet y Shu, comparten los 4.000 metros cuadrados de exposición del Olympiapark muniqués junto al sarcófago y el trono dorado del faraón y las jarras destinadas a albergar para la eternidad los órganos vitales del rey.

"Tutankamón. Su tumba y sus tesoros" permite repasar, a través de ofrendas y elementos funerarios, la opulenta vida del joven monarca que reinó en Egipto entre los años 1333 y 1324 antes de Cristo y cuya enigmática muerte sigue hoy rodeada de misterio.

Un misterio que también surgió cuando se descubrió la tumba por le hecho de que, poco después, varios de los miembros de la expedición de Carter murieran, en extrañas circunstancias, lo que dio pie a numerosas leyendas vinculadas con la supuesta maldición de ese faraón.

.