miércoles 13.11.2019
REUNIóN DE MINISTROS DE DEFENSA Y EXTERIORES

La UE quiere avanzar en Defensa de la guerra fría a la guerra híbrida

De la acumulación de tanques a la mezcla difusa de armas, internet y combatientes voluntarios de los nuevos conflictos. Los 28 y la OTAN pretenden impulsar su política común de seguridad en una convocatoria que fija todos los focos sobre Libia y la respuesta europea a la crisis migratoria

Medios militares europeos en las aguas de Somalia. | UE
Medios militares europeos en las aguas de Somalia. | UE

Los ministros de Defensa y Exteriores, Pedro Morenés y José Manuel García Margallo, asisten este lunes en Bruselas a las reuniones del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, en las que los titulares de Exteriores y Defensa abordarán los nuevos desafíos de seguridad en el este y sur de Europa y prepararán la próxima cumbre de junio, cuando se quiere hacer balance de lo avanzado en temas de defensa y seguridad, incluidos industriales, en los últimos dos años.

En las distintas sesiones, a las que asistirá también el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se tratará la necesidad de coordinar una política común para hacer frente a un nuevo tipo de amenazas en el que se introducen actualmente elementos no convencionales, como la propaganda en internet, la desinformación o la guerra económica.

La situación en Ucrania, la amenaza del autodenominado Estado Islámico y el problema de las mafias que mueven la inmigración, serán asuntos de discusión, junto a las capacidades militares futuras prioritarias y la necesidad de desarrollarlas conjuntamente.

Inmigración igual a mafias

Está previsto que los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de la UE den este lunes el primer paso para poner en marcha una operación militar naval para desmantelar el modelo de negocio de las mafias que trafican con inmigrantes en el Mediterráneo y sin excluir la posibilidad de destruir sus embarcaciones si el Consejo de Seguridad de la ONU lo autoriza o las autoridades libias lo aceptan.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, espera que "tomen la primera decisión de la operación el lunes". "Esto significaría indicar el cuartel general, el comandante y avanzar en la planificación de la operación", ha explicado.

Los responsables de defensa y exteriores de la UE manejan como modelo la operación naval Atalanta en las aguas de Somalia, que ha conseguido acabar con el secuestro de buques y la piratería aunque no registra logros en la estabilización del país.

La jefa de la diplomacia europea ha dejado claro que no habrá despliegue de militares en suelo libio. "No estamos planificando de ninguna manera una intervención militar en Libia. No es una opción para nosotros. Lo que planeamos es una operación naval, en coordinación esperamos con las autoridades libias relevantes, para desmantelar el modelo de negocio de las organizaciones criminales que están actuando, haciendo contrabando y traficando con personas", ha precisado.

La misión no necesitaría una resolución de la ONU para la primera fase centrada en recabar información de inteligencia sobre las redes criminales y sus activos y operaciones de salvamento en el mar y tampoco para segunda fase que consistiría en actuar contra las mafias que trafican con inmigrantes o drogas en "casos limitados", es decir "en aguas internacionales" o "si la embarcación no tiene pabellón o el país del pabellón ha dado su consentimiento" para que un buque militar de la operación "detenga este barco", según fuentes militares y europeas.

Pero sí se necesitaría para la tercera fase de la misión consistente en "destruir los medios de los traficantes en tierra o mar" o entrar en aguas libias, según han precisado fuentes militares.

Tampoco está claro qué se haría con los inmigrantes que se rescatan o con los propios traficantes, que deberían ser juzgados, según varias fuentes diplomáticas. La mayoría de países aboga por trasladarlos a Italia, que se resiste a aceptar esta opción, según fuentes consultadas. Mogherini ha asegurado que "no habrá devoluciones en caliente" ni se devolverá a ninguna persona con derecho a protección de vuelta a su país "sin su consentimiento". En Somalia, la dificultad de juzgar a los piratas ha sido uno de los principales problemas de la UE, con acuerdos parciales con países vecinos y finalmente liberando a la mayor parte de los detenidos una vez destruido su equipamiento.

Los líderes europeos puedan tomar en la cumbre de junio "la decisión de lanzar la operación", ha precisado la jefa de la diplomacia europea, que ha confiado en todo caso que de aquí a la decisión de lanzar la misión el Consejo de Seguridad de la ONU tome "las decisiones apropiadas" para aprobar una resolución que autorice el uso de la fuerza al amparo del capítulo VII de la Carta de la ONU.

España podría aportar un barco y un avión a una posible operación militar de la Unión Europea contra las mafias que trafican con inmigrantes en el Mediterráneo, según han informado fuentes diplomáticas a Europa Press.

España ha sido uno de los diez países que ya ha avanzado su disposición a participar en la nueva operación si se materializa junto con Francia, Reino Unido e Italia, país que ha ofrecido asumir el mando de la misión y poner el cuartel general, así como Polonia y Eslovenia, entre otros, según han avanzado fuentes diplomáticas y europeas.

Política común contra la guerra híbrida

Los ministros de Exteriores y Defensa de la UE discutirán también este lunes los desafíos de seguridad al este y sur y respaldarán desarrollar una política común para hacer frente a la guerra híbrida que combina todo tipo de instrumentos de presión, incluido el uso de fuerzas no convencionales o encubiertas, la guerra económica, la propaganda y desinformación, como se ha visto en el conflicto en Ucrania. Se trata de un área en el que la UE busca cooperar con la OTAN, cuyo secretario general Jens Stoltenberg, se sumará a las deliberaciones con los Veintiocho.

Mogherini, que también ha identificado la seguridad marítima y la gestión de las fronteras entre las nuevas amenazas emergentes a atender, ha lamentado los progresos "bastante limitados" hasta ahora para mejorar la capacidad de respuesta rápida a crisis, ya sea a través de los grupos de combate tácticos de la UE que nunca han sido utilizados --por falta de voluntad política y falta de financiación común para su despliegue-- o para explotar el potencial del Tratado de Lisboa para encomendar a un grupo de países determinadas misiones --por el temor de algunos países de perder el control político--. Pero también las persistentes dificultades para generar las fuerzas para las misiones y para financiarlas.

También discutirán la iniciativa 'Entrenar y Equipar' propuesta por Alemania y respaldada por el resto para contribuir también a equipar a las fuerzas de seguridad de terceros países que entrena la Unión Europea, un problema generalizado en las misiones por falta de equipos aunque no se cubriría el armamento ofensivo. "No se resuelve la cuestión de la financiación", han explicado fuentes diplomáticas. Se espera que los líderes europeos den directrices en junio para explorar posibles vías de financiación y aplicar la iniciativa a Malí y Somalia.

La jefa de la diplomacia europea y la comisaria de Mercado Interior e Industria, Elzbieta Bienkowska, han reclamado además que los líderes europeos den directrices sobre las capacidades militares futuras prioritarias ante la evidente necesidad de estrechar la cooperación para desarrollarlas por la caída en los presupuestos en defensa y el alto coste de los equipos. SE persigue también desde Bruselas avanzar en un mercado más unificado en temas de defensa.

Se trata de capacidades como los radares de vigilancia aérea, buques de patrulla, de apoyo y aviones de patrulla marítima, capacidades de protección de las fuerzas para contrarrestar los drones y de evacuación médica para las operaciones, armas antitanque o capacidades contra la guerra híbrida.

"Se necesita hacer más para incentivar la cooperación en defensa, incluido a través de la adquisición conjunta y una mayor movilización de los instrumentos de la UE", admiten en su carta conjunta a los Veintiocho y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de cara a la cumbre del próximo junio, a la que ha tenido acceso Europa Press.

Los líderes europeos ya respaldaron en la cumbre de diciembre de 2013 explorar incentivos que no distorsionaran el mercado. Por lo que se refiere a incentivos fiscales, Bélgica ya ha dado su visto bueno a eximir del IVA a proyectos gestionados por la Agencia Europea de Defensa (EDA), algo pendiente de formalizar y que podría ahorrar a los Estados miembros un 20%, según fuentes de la EDA, que dirige el diplomático español Jorge Domecq.

También se están estudiando soluciones financieras innovadoras como acudir a la participación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la creación de un Fondo de Inversión dedicado al sector de la defensa.

Los Veintiocho repasan este lunes los cuatro programas de capacidades que los líderes respaldaron en diciembre relativos a las capacidades de reabastecimiento en vuelo, los drones, las comunicaciones por satélite que lidera España y la ciberdefensa.

Comentarios