lunes 09.12.2019

Trenes, vuelos y gasolineras cerradas en Francia al inicio de la huelga

La tensión entre Gobierno y sindicatos aumenta y se refleja en una nueva jornada secundada por el 71% de los franceses

Trenes, vuelos y gasolineras cerradas en Francia al inicio de la huelga
Trenes, vuelos y gasolineras cerradas en Francia al inicio de la huelga

Las alteraciones en el tráfico ferroviario, la anulación de vuelos en los aeropuertos, y el cierre en torno al 20% de las gasolineras de Francia marcaron el inicio de la jornada de protesta contra el aumento de la edad de jubilación.

La tensión del Gobierno y los sindicatos aumenta y se reflejará en una nueva jornada de huelga que apoyan el 71% de los franceses, según un sondeo del instituto de encuestas (CSA), en la que hay programadas 266 manifestaciones en todo el país y en la que los kioscos amanecieron sin periódicos.

Gran parte del protagonismo se lo lleva el sector energético ya que el bloqueo que desde hace una semana mantienen todas las refinerías del país ha provocado que entre 1.500 y 2.500 estaciones de servicio (de las 12.000 con las que cuenta Francia) hayan tenido que echar el cierre por problemas de aprovisionamiento, según los profesionales del sector.

El abastecimiento de carburante es especialmente difícil en el oeste de Francia y en la región costera de Normandía, precisamente donde se encuentra el jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, para reunirse con su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, y con la canciller Angela Merkel.

Desde la localidad de Deauville, el presidente francés reiteró que no dará marcha atrás en la reforma "esencial" del sistema de pensiones y justificó la intervención del Gobierno para garantizar el abastecimiento de carburante y evitar enfrentamientos.

A la espera de que la guerra de datos de los manifestantes -después de que el pasado 12 de octubre las manifestaciones registrasen una cifra récord de 1,23 millones de personas según la policía y de 3,5 millones, según los sindicatos- la huelga se deja notar en los transportes.

La empresa pública de ferrocarriles, SNCF, anunciaba esta mañana que por el momento se cumplen sus previsiones, que establecen que circularán un 25% de los trenes interprovinciales, un 60% de los trenes con salida o destino en París, la mitad de los trenes de alta velocidad y todos los trenes de Eurostar.

En los aeropuertos de París se suspenderán el 50% de los vuelos de Orly y el 30% de los que operen desde Roissy Charles de Gaulle mientras que la aerolínea de referencia, Air France, cuenta con mantener el 100% de su servicio de larga distancia, el 80% de los vuelos de corta y media distancia y el 50% de los vuelos de corto recorrido.

En cuanto al tráfico rodado, las estrategias de ralentización del tráfico, conocidas como "operaciones caracol", empiezan a sentirse, entre otras, en las carreteras de acceso París.

Además, un tercio de los maestros de primaria se sumará a la huelga, según los sindicatos, cifra que el Ministerio de Educación reduce al 10%, a lo que hay que añadir el bloqueo de cinco universidades.

Este será uno de los puntos más sensibles de la jornada ya que las protestas estudiantiles por todo el país ayer se saldaron con 196 detenidos y en torno a una veintena de policías heridos.

La huelga también tendrá repercusión en la empresa pública de correos, La Poste, en France Télécom y en el sector público audiovisual.

Sarkozy no dará marcha atrás

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró que aplicará su reforma de las pensiones, pese a la oposición que genera, y justificó la intervención del Gobierno para garantizar el abastecimiento de carburante y evitar enfrentamientos.

"Esta reforma es esencial. Francia se ha comprometido" a llevarla a cabo, subrayó Sarkozy en declaraciones a la prensa al término de un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, en Deauville (noroeste francés), antes de que se les sumara el presidente ruso, Dmitri Medvédev, para una cena de trabajo.

Esa reforma "Francia la pondrá en marcha como nuestros amigos alemanes lo hicieron hace algunos años", dijo el jefe del Estado francés, en un contexto de protestas por el proyecto de ley que retrasará la edad de jubilación en dos años.

Añadió que "es perfectamente normal y natural que cree inquietudes y oposición. Es normal, también, y natural que un gobierno democrático, en una democracia parlamentaria, se asegure de que los automovilistas tendrán gasolina y que no habrá enfrentamientos".

Las huelgas de las doce refinerías del país y el bloqueo de muchos depósitos de carburante que abastecen a las gasolineras y han dejado cientos de ellas fuera de servicio están entre los principales desafíos de las movilizaciones sindicales contra el proyecto de Sarkozy para las pensiones, que debería recibir el voto definitivo en el Senado esta semana.