JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO

Pieonchang ya tiene su enfermedad: el Norovirus

En Río de Janeiro, fue el miedo al Zika; hoy, se trata del Norovirus, responsable de la gastroenteritis aguda

Norovirus
Norovirus
Pieonchang ya tiene su enfermedad: el Norovirus

Hace dos años, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, fue el miedo al Zika. Los Juegos de Corea del Sur ya tienen la compañía de un germen: se llama Norovirus, responsable de la gastroenteritis aguda, con dolor de estómago y diarrea.

Los casos en Pieonchang ya serían 200 (hasta ahora los atletas se han salvado) y la causa de la epidemia sería agua de cocina contaminada de un hotel que alberga personal de seguridad privada. Las autoridades sanitarias del país han comenzado todos los controles de rutina.

Vómitos y diarrea

Los norovirus pertenecen a la familia caliciviridae y constituyen un grave problema alimentario. Las infecciones ocurren principalmente en entornos comunitarios, como hospitales, hogares de ancianos, escuelas, cruceros.

Hasta la fecha, se conocen cuatro genotipos de Norovirus. El período de incubación del virus es de 12-48 horas, mientras que la infección dura de 12 a 60 horas (5 días). Los síntomas son típicos de gastroenteritis: náuseas, vómitos, especialmente en niños, diarrea acuosa, calambres abdominales. En algunos casos, también hay una fiebre leve.

La mayoría de las personas se recupera en uno o dos días sin complicaciones y no necesita tratamiento: la única precaución es tomar muchos líquidos para compensar la deshidratación provocada por los vómitos y la diarrea, especialmente en niños y ancianos.

El virus es altamente infeccioso y su difusión es difícil de controlar debido a que es persistente en el ambiente hasta dos semanas después de la infección inicial. La transmisión ocurre de persona a persona, por orofecal o por aire, o por agua o alimentos infectados, pero también por contacto con superficies contaminadas. Los norovirus pueden sobrevivir temperaturas superiores a 60 ° y también en presencia de cloro, que se utilizan para desinfectar el agua potable. Además, permanecen en las heces de las personas infectadas durante al menos 72 horas después de la recuperación.