jueves 12.12.2019

Pakistán niega haber detenido a un oficial que pasara información a la CIA

El Ejército pakistaní asegura que no hay ningún detenido por pasar información sobre la finca donde se refugiaba Osama bin Laden

El Ejército paquistaní negó este miércoles que uno de sus oficiales haya sido detenido por haber pasado información a los servicios secretos estadounidenses sobre la finca donde se refugiaba Osama bin Laden, tal y como asegura The New York Times. "No hay ningún oficial del Ejército detenido y la noticia es falsa e infundada", defendió en un comunicado un portavoz de las Fuerzas Armadas de Pakistán.

Según los "oficiales estadounidenses" anónimos que cita The New York Times, cinco informantes paquistaníes de la CIA estadounidense, entre ellos un "mayor", fueron arrestados por los servicios secretos de Pakistán (ISI), aunque no se especifica cuándo. Estas personas pasaron supuestamente información a la CIA en los meses previos a la operación de EEUU que acabó con la vida del líder de Al Qaeda el 2 de mayo en la ciudad de Abbottabad, cerca de Islamabad.

Entre ellos, según estas fuentes, hay un mayor del Ejército paquistaní que anotaba las matrículas de los vehículos que "visitaban" la finca de Bin Laden en Abbottabad. La nota del Ejército paquistaní rechaza tajantemente que un mayor fuera arrestado pero no se refiere al resto de informantes.

"Sin comentarios por el momento", se limitó a decir una fuente del ISI consultada por Efe. Poco después del asalto a la finca de Bin Laden, fuentes policiales confirmaron a Efe el arresto de un número indeterminado de personas en el vecindario, que estaban siendo interrogadas por el ISI.

Visita de Panetta a Pakistán

La noticia de The New York Times, fechada en Washington, llega justo después de la visita a Pakistán hace cinco días del jefe de la CIA, Leon Panetta. La muerte de Bin Laden puso en jaque al Ejército paquistaní, dado que el líder de Al Qaeda vivía a tiro de piedra de su principal academia militar y helicópteros estadounidenses pudieron penetrar de forma supuestamente inadvertida en su espacio aéreo.

Fue Panetta quien poco después de la muerte de Bin Laden puso el dedo en la llaga al comentar que o bien Pakistán fue "incompetente" o estaba "implicado" en su presencia en Abbottabad. La desaparición de Bin Laden rompió aún más los ya deteriorados lazos entre la CIA y el ISI, pese a las visitas durante las últimas semanas de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y otros altos cargos de EEUU.

Fuentes de seguridad e inteligencia consultadas por Efe recuerdan que Estados Unidos se incautó de un gran volumen de información en la redada de la casa de Bin Laden, y ahora puede usarla a su antojo. EEUU está interesado sobre todo en que Pakistán lance una operación en el bastión talibán de Waziristán del Norte para golpear a la red Haqqani, a la cual acusa de atacar a sus tropas en Afganistán, donde en julio debe empezar la gradual retirada militar.