miércoles 20.11.2019

La OTAN seguirá en Libia hasta el final de Gadafi para proteger a los civiles

Los rebeldes abren el aeropuerto de Trípoli sólo para necesidades humanitarias

La OTAN seguirá en Libia hasta el final de Gadafi para proteger a los civiles
La OTAN seguirá en Libia hasta el final de Gadafi para proteger a los civiles

A pesar de que los rebeldes libios están a punto de derrocar a Muamar el Gadafi, la OTAN aseguró este martes que proseguirá su misión en Libia mientras la población civil continúe bajo la amenaza del líder de este país magrebí, quien todavía ejerce cierto control sobre las fuerzas que le son leales.

"La misión es aún necesaria para proteger a los civiles", afirmó en una rueda de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas la portavoz de la Alianza, Oana Lungescu, quien precisó que la operación continuará "según el mandato de la ONU, mientras sea necesaria".

El portavoz militar de la misión "Protector Unificado", el coronel Roland Lavoie, indicó que las fuerzas leales a Gadafi han salido de la zona de Trípoli aunque mantienen su presencia en algunas áreas costeras del centro del país.

A pesar de que el conjunto del régimen de Gadafi ha sido derrotado, los restos de sus fuerzas aún pueden llevar a cabo ataques peligrosos contra los civiles como se ha demostrado con el lanzamiento de varios misiles Scud, advirtió el coronel desde el cuartel general de la operación en Nápoles (sur de Italia).

Desde su punto de vista, las fuerzas a favor de Gadafi siguen representando, "sin duda", una amenaza, y desvinculó el fin de la operación a la situación en la que se encuentre al líder libio, agregó Lavoie.

"La evaluación de que la población civil de Libia está segura no tiene que ver con una sola persona, sino con situación de seguridad en general", añadió.

Lavoie dijo que se desconoce el paradero de Gadafi, después de que el Gobierno de Argelia anunciase ayer que había acogido por motivos "humanitarios" a parte de su familia, e indicó que han oído "muchos rumores" que no pueden comprobar.

"Nuestra misión no está vinculada a la captura o no de Gadafi, sino a la protección del pueblo de Libia", concluyó, y afirmó que básicamente se evaluará si los civiles están a salvo cuando las autoridades libias puedan asumir el control de la seguridad en el país.

Gadafi controla las tropas

"Gadafi aún tiene capacidad para ejercer cierto nivel de mando y control", explicó el coronel aliado, y precisó que todavía mantiene la capacidad de "comandar y controlar los movimientos de las tropas y de las armas, así como el despliegue de esas armas".

Por lo que ha podido observar la Alianza, las tropas de Gadafi que se retiran lo hacen de manera ordenada hacia las segundas mejores posiciones desde donde pueden continuar la guerra.

"Gadafi ha demostrado repetidamente que es agresivo y que no tiene la intención de retirarse con calma y cesar las hostilidades", comentó.
El portavoz militar afirmó que la OTAN "sigue muy implicada en el seguimiento de la situación e interviniendo con extremo cuidado y precisión cuando y donde identificamos amenazas contra la población", y aseguró que la misión continuará hasta que se aseguren de que los civiles ya no están amenazados por el antiguo régimen libio.

Lavoie señaló que el puerto de Trípoli va recuperando la normalidad y que han registrado cada vez más movimientos de entrega de ayuda humanitaria, lo cual tienen una "importancia fundamental".

Indicó además que la Alianza sigue garantizando el embargo de armas a la vez que permite y facilita el paso de naves cargadas de material humanitario.

También indicó que tienen evidencias de que se están llevando a cabo conversaciones entre los aliados y los detractores de Gadafi, que ven como una "señal esperanzadora" que habrá que ver cómo evoluciona en los próximos días.

Según explicó Lungescu, la decisión de poner fin a las operaciones en Libia corresponde tomarla al Consejo Atlántico en función de la recomendación de sus autoridades militares.

Recalcó que la misión proseguirá hasta cumplir totalmente el mandato de la ONU pero "no más allá de lo que sea absolutamente necesario".

Reabren el aeropuerto

Las autoridades rebeldes libias han reabierto ya el puerto de Trípoli y se disponen a reanudar "en unos días" el tráfico aéreo en la capital, aunque solo para necesidades humanitarias, anunció este martes el nuevo ministro de Transporte y Comunicaciones, Anuar Faitourui.

En una rueda de prensa ofrecida en el hotel Corintia de la capital, reveló, asimismo, que los próximos días llegarán a Trípoli seis superpetroleros para abastecer de combustibles el país.

Faitourui también señaló que las nuevas autoridades libias trabajan con diversas compañías europeas en el restablecimiento de otras vías de telecomunicación vitales, como el cable óptico submarino.

Además, colaboran con empresas locales para recuperar la comunicación telefónica, tanto terrestre como móvil, y el acceso a internet, agregó.
Faitourui indicó, igualmente, que se ha puesto en marcha un plan para recuperar "en breve" la emisión de la radiotelevisión nacional libia, cuyo cuartel general en Trípoli fue asaltado por las tropas rebeldes la semana pasada.

"Esperamos que la vida vuelva definitivamente a la normalidad en los próximos días", apostilló.