sábado 21.09.2019
Un español entre los fallecidos

Al menos, 220 muertos tras el terremoto de México

El seísmo de magnitud 7,1,  que se produjo este martes en México, a las 13:30 hora local, ha dejado más de dos centenares de fallecidos. Los incendios continúan activos en algunas zonas. Los equipos de rescate siguen trabajando para encontrar personas que puedan permanecer bajo los escombros de las decenas de edificios derrumbados

A las ocho y cuarto de la tarde, hora española, una y cuarto del medio día en México, un seísmo de 7,1 grados, con epicentro en el sur del país, las zonas de Puebla y Morelos ha sacudido México, dejando más de dos centenares de muertos.  El epicentro se situó en la parte central del Estado de Morelos,  y según los observatorios mexicanos se produjo apenas 57 kilómetros bajo tierra. El Ministerio de Exteriores ha confirmado que entre las víctimas hay al menos un español. 

El seísmo de este martes se ha producido apenas diez días después de que otro fuerte terremoto provocara decenas de muertos en la misma zona. El de este martes se ha sentido con más fuerza que el registrado el 7 de septiembre, de magnitud 8,2, dado que el epicentro está localizado a menor profundidad. El del pasado 7 de septiembre, el más poderoso desde 1932 en México, causó 98 muertos en el sur del país. imágenes espeluznantes han llenado Twitter:

El Presidente mexicano, Peña Nieto, ha declarado 27 edificios derrumbados en México DF, donde el seísmo se ha sentido de forma notable.

La coincidencia quiso que en medio de un simulacro conmemorativo del terremoto de 1985, que causó diez mil muertos,  miles de ciudadanos en las calles se vieran sobre una tierra que temblaba de verdad. Por ello, el temblor generó numerosas escenas de pánico, así como cortes en el suministro de la electricidad y del servicio de telefonía.

Protección Civil de México ha informado también de que hay varios incendios activos en los edificios, con gente atrapada dentro

Cortes en el servicio eléctrico y en telefonía, tráfico sin más regulación que los propios ciudadanos y el riesgo de las fugas de gas. Los edificios que se han derrumbado en Ciudad de México están localizados en distintas zonas y se han suspendido los vuelos en el aeropuerto. El pánico se ha adueñado del sur del país.