domingo 19.01.2020

La Liga Árabe y Qatar reclaman una acción decidida de la ONU sobre Siria

Desde marzo del año pasado han muerto más de 5.000 personas a manos de las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil Elaraby, defendió el pasado martes una "acción decidida" del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria, para frenar lo que el primer ministro qatarí, Hamad bin Jassim al Thani, ha denominado "máquina de matar".

Ambos han comparecido en una sesión del Consejo en la que se discute una propuesta de resolución sobre Siria, donde desde marzo del año pasado han muerto más de 5.000 personas a manos de las fuerzas leales al Gobierno de Bashar al Assad, según datos de la ONU.

El texto puesto sobre la mesa supone un respaldo a la iniciativa árabe para Siria y, ante las suspicacias de países como Rusia, Elaraby ha optado por defenderlo en persona. El máximo responsable de la Liga ha subrayado la necesidad de que se adopte una "acción rápida y decidida".

"La maquina de matar sigue funcionando", ha alertado, por su parte, el jefe del Ejecutivo qatarí, quien ha aclarado que con estos mensajes no están defendiendo una intervención militar en Siria. "Estamos abogando por una presión económica concreta para que el régimen sirio pueda darse cuenta de que tiene que cumplir las demandas de su población", ha añadido.

El primer ministro de Qatar ha apuntado que tampoco les corresponde hablar sobre qué pasará "después de que el régimen cambie". Entonces, "dependerá del pueblo sirio decidir", ha apostillado.

Ambos comparecientes han culpado de la violencia en Siria al Gobierno, a diferencia de un texto planteado previamente por Rusia que repartía cargas entre las autoridades y la oposición. Sobre esta cuestión, Elaraby ha declarado que la oposición se levantó en armas por el "uso excesivo de la fuerza" con la que el régimen respondió a las manifestaciones pacíficas.

Espiral de violencia

Por su parte, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha denunciado que "las fuerzas de Al Assad están iniciando casi todos los ataques en los que mueren civiles", algo que, a su juicio, "está claro".

"Ahora que más ciudadanos cogen las armas para resistir a la brutalidad del régimen, la violencia está creciendo hasta una espiral fuera de control", ha lamentado en unas declaraciones ante el Consejo de Seguridad.

La jefa de la diplomacia norteamericana, que teme una posible guerra civil en Siria, ha urgido a los 15 países representados en el principal órgano de toma de decisiones de la ONU a respaldar el plan de la Liga Árabe. Entre las premisas de esta propuesta figura la petición para que Al Assad ceda el poder a su 'número dos' y que éste convoque elecciones.