miércoles 5/8/20

Israel tardará una semana en sofocar el mayor incendio de su historia

La ayuda internacional continúa llegando para tratar de controlar el fuego que se mantiene activo en seis áreas



Israel tardará aproximadamente una semana en sofocar el mayor incendio de su historia, calculó este sábado su cuerpo de bomberos, mientras sigue llegando ayuda internacional para tratar de controlarlo.

En una rueda de prensa en el centro de operaciones en Haifa, en el norte del país, los bomberos indicaron que el fuego sigue activo en seis áreas.

No obstante, la Policía ha dado permiso para regresar a sus casas a varios evacuados, entre ellos los residentes de Denia, el único barrio de Haifa (la tercera ciudad de Israel) que había sido desalojado.

"Somos cuidadosos con el empleo de la palabra 'control', pero estamos viendo algún debilitamiento del fuego", señaló el portavoz policial, Micky Rosenfeld.

Como sucedió ayer, la aparente mejora puede quedar en espejismo de madrugada por la imposibilidad de los aviones apagafuegos de operar de noche y los constantes cambios del fuerte viento, que complican la labor de extinción.

El portavoz policial señaló que las llamas podrían estar bajo control en las próximas 24 o 48 horas, en función de los fenómenos meteorológicos.

Moshavs en llamas

La pasada madrugada el fuego alcanzó el moshav (una granja colectiva similar a un kibutz) Nir Etzion; Ein Hod, un conocido poblado de artistas; y la reserva natural Hai-Bar.

Las localidades habían sido desalojadas el jueves, en el primer día del incendio, pero algunos residentes regresaron este viernes a sus hogares, por lo que este sábado los bomberos tuvieron incluso que sacar a siete personas de una casa en llamas, informa la radio militar israelí.

Israel ha tenido que recurrir a la ayuda internacional para combatir el fuego porque carecía de los medios para hacerlo en solitario.

En una rueda de prensa esta tarde en el centro de operaciones en Haifa, el primer ministro Benjamín Netanyahu salió al paso de la indignación por la falta de preparación del país con el argumento de que no conoce "ningún Estado que haya podido acabar con un fuego así sin ayuda exterior".

Su Gobierno ha alquilado un Boeing 747 reconvertido en avión apagafuegos que puede transportar 76.000 litros de agua (16 veces más que un avión contraincendios normal), trabajar de noche y tiene previsto aterrizar en Israel esta madrugada, explicó.

Diez aviones apagafuegos enviados por Chipre, Turquía, Rusia (un hidroavión con capacidad para 42.000 litros) y Francia y cinco helicópteros, de Chipre y Gran Bretaña, han trabajado durante el día con diez aparatos israelíes en la extinción del fuego, iniciado el pasado jueves por causas aún desconocidas.

Se esperan a partir de esta madrugada ocho aviones de España, Estados Unidos y Alemania, a los que se unirán otros de Suiza, Italia, Noruega, Croacia y Holanda, explicó Netanyahu, que ha hablado al respecto con unos treinta líderes mundiales.

"Esta batalla se libra en el aire", dijo Netanyahu antes de subrayar que "el pueblo de Israel está unido y los pueblos del mundo trabajan junto al pueblo de Israel", lo que "no es algo pequeño".

Ayuda española

La llegada de la ayuda española, cuatro hidroaviones de la Fuerza Aérea que despegaron ayer de la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), estaba inicialmente prevista para este sábado.

Sin embargo, las condiciones meteorológicas en el Mediterráneo y el impacto de la huelga de los controladores aéreos durante una escala técnica en Mallorca la han retrasado a mañana, señalaron a Efe fuentes de la Embajada de España en Tel Aviv.

Netanyahu habló hoy por teléfono con el presidente palestino, Mahmud Abás, quien le dio el pésame por las víctimas y le ofreció ayuda en una conversación "muy buena y muy cálida", según la definió el primer ministro en su comparecencia ante los medios.

La reunión dominical del consejo de ministros en Jerusalén se celebrará mañana en Tirat Carmel, una ciudad situada en la zona del incendio que había sido evacuada y a la que se ha permitido regresar a sus habitantes.

El fuego ha causado 42 muertos y obligado a evacuar de sus hogares a 17.000 israelíes, según datos de la Policía. Además, tres personas permanecen en paradero desconocido y otras diecisiete están heridas, tres de ellas de gravedad.

El fuego ha arrasado 5.000 hectáreas con cinco millones de árboles, según datos difundidos por la tarde por el Fondo Nacional Judío.

La investigación inicial apunta a un caso de negligencia en la quema de residuos domésticos y neumáticos.

Dos hermanos del poblado druso de Usfiya han sido arrestados hoy por este motivo, aunque -según el canal 10 de la televisión israelí- tienen como coartada que estaban en el instituto y la Policía carece de pruebas materiales concluyentes contra ellos.