domingo 15.12.2019

El expresidente de Alemania se refugia en un monasterio

El exjefe de Estado alemán renunció a su cargo el mes pasado por un escándalo de corrupción

El expresidente de Alemania, Christian Wulff, quien dimitió de su cargo el pasado mes de febrero acosado por un escándalo de corrupción, ha decidido recluirse en un monasterio, según publica este domingo el rotativo Bild am Sonntag.

Wulff ha decidido cambiar de vida durante una temporada y sólo ha interrumpido su enclaustramiento para asistir el jueves a su despedida oficial con honores militares.

El exjefe de Estado alemán aprovechó su reclusión para someterse a un chequeo médico, según Bild. Poco después de su dimisión sufrió un cólico nefrítico, por lo que tuvo que ser ingresado en un hospital.

Der Spiegel asegura estre domingo, por otra parte, que la Unión Cristianodemócrata, el partido conservador de la canciller Angela Merkel, quiere que el Estado deje de costear los gastos de la oficina y el coche oficiales de Wulff tan pronto como el expresidente encuentre una nueva activida

Wulff, que está siendo investigado por la Fiscalía de Hannover por haber recibido favores económicos de un empresario cuando gobernaba Baja Sajonia, renunció a su cargo tras sólo 20 días al frente de la Jefatura de Estado.