domingo 15.12.2019
podrían ser combatientes o retornados

Europol tiene datos de 65.000 sospechosos vinculados al terrorismo religioso

Así lo ha anunciado hoy en Barcelona el director del Centro Europeo contra el Terrorismo de Europol, Manuel Navarrete, que ha participado en la "Conferencia sobre Terrorismo", organizada por EuroCOP, una agrupación de 35 sindicatos europeos y de la que es socio fundador el Sindicato de Policías de Cataluña (SPC)

El Centro Europeo Contra el Terrorismo de Europol dispone de fichas de 65.000 sospechosos de mantener algún tipo de vinculación con el terrorismo de raíz religioso, así como de 5.875 personas que podrían ser combatientes o retornados.

Así lo ha anunciado hoy en Barcelona el director del Centro Europeo contra el Terrorismo de Europol, Manuel Navarrete, que ha participado en la "Conferencia sobre Terrorismo", organizada por EuroCOP, una agrupación de 35 sindicatos europeos y de la que es socio fundador el Sindicato de Policías de Cataluña (SPC).

Navarrete, que ha remarcado la importancia de la cooperación internacional para combatir al terrorismo, ha destacado que los 28 estados miembros de Europol, más los que cooperan con este organismo policial, como Albania, Australia, Islandia, Noruega, Serbia y Suiza, les han facilitado información relativa a 65.000 sospechosos de vinculación con el terrorismo de origen religioso.

Además, Europol también dispone, gracias a las aportaciones de sus estados asociados y colaboradores, de fichas sobre 33.911 personas que supuestamente tienen algún tipo de vinculación con combatientes o retornados -como, por ejemplo, los que les prestan apoyo en el país de origen o de destino.

También, de 5.857 supuestos combatientes o retornados, aunque esta cifra podría incluir identidades falsas superpuestas o incluso personas ya fallecidas, según ha aclarado.

Además, poseen datos de unas 5.500 personas vinculadas a grupos terroristas sin raíz religiosa, entre ellas ETA o el IRA.

Navarrete ha anunciado que Italia ha pedido a Europol que varios de sus expertos acudan a sus puestos de control fronterizo para ayudarles a detectar la presencia de supuestos yihadistas que aprovechan las rutas migratorias para entrar en Europa, por lo que enviarán a sus oficiales a partir de noviembre para colaborar con la policía italiana.

De hecho, miembros de Europol ya se encuentran desde marzo pasado en Grecia, a petición del estado heleno, para ayudar a la policía de este país a localizar e identificar a los yihadistas que pretenden infiltrarse en Europa, a los que investigan por ejemplo el contenido de su teléfono móvil o les hacen un análisis del polen de su ropa o cuerpo para descubrir dónde han estado recientemente.

Navarrete también ha apuntado en su intervención que la seguridad ha sido entendida tradicionalmente de forma fragmentada, por lo que, ante una necesidad concreta, se ha creado un organismo específico, si bien ahora entiende que, ante una "amenaza global" como es el terrorismo yihadista, es necesario "conectar los sistemas".

Según Navarrete, el terrorismo no tiene que ser visto en Europa como un "problema de Francia o Bélgica", sino que se le debe dar una "dimensión europea".

En las jornadas, el fiscal de la Audiencia Nacional Carlos Bautista, que llevó el caso del 11-M, ha defendido la creación de una fiscalía europea especializada en la lucha contra el terrorismo. 

Comentarios