martes 22/9/20
nueva ola de atentados yihadistas

Estado Islámico, el enemigo a las puertas

No es un grupo terrorista sino una organización terrorista que ha acabado con la vida de miles de personas cuyo objetivo es recuperar los territorios entre los que se encuentra España. Los últimos atentados han traído viejos fantasmas, las autoridades han decidido aumentar la alerta terrorista a nivel 4 de 5 que significa que España se encuentra en “riesgo alto de atentado” 

Imagen de una ejecución del Estado Islámico.
Imagen de una ejecución del Estado Islámico.

A pocos kilómetros de las fronteras de España se libra una guerra. No se trata de una guerra civil que ha partido un país en dos. No, es una guerra de por dominar el territorio africano y expandirse después por Europa. El enemigo siembra el pánico con sus atentados en el mundo de occidente mientras avanza cada día en el Norte de África. No es una organización terrorista o un pequeño comando armado. No. Se trata de una organización militar totalmente jerarquizada y entrenada para conquistar territorios a sangre y fuego. No solo preparada para combatir y conquistar sino también lista para atentar en cualquier parte del mundo.

“La extensión del EI en el Norte de África, amenaza nuestra seguridad” advertía con semblante serio el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, en enero de este año. Apenas unos meses después los atroces atentados de Francia sumían a occidente en el miedo. Hace unas horas la historia se repetía y Francia, Túnez y Kuwait eran el epicentro de tres nuevos atentados que han dejado más de 50 muertos y tras ellos, de nuevo, el terror invade a Europa.

La situación vuelve a ser sensible en España que ha tenido que aumentar el nivel de alerta terrorista hasta el 4. La decisión la anunció el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tras una reunión de urgencia del pacto antiterrorista que aglutinó a representantes del Ministerio y del PSOE. Una de las últimas actuaciones en España del EI se saldó con la detección de varios yihadistas en Barcelona que tenían intención de atentar en Cataluña. Los detenidos pretendían secuestrar una persona y decapitarla.

El poder del miedo

La conquista a través del miedo. A través de la destrucción, la muerte y la total aniquilación de quien no comparte sus ideales. Desde la proclamación del nuevo califato hace casi un año, se cumple el 29 de junio, por Abubaker al Bagdadi autonombrado como califa Ibrahim el EI no ha parado de crecer. Ahora sin temor o rubor alguno desafía a occidente donde apenas se han dado respuestas efectivas.

El EI se trata de una organización militar que cuenta con más de 45.000 fanáticos y que día tras día atrae a más fieles, fuentes norteamericanas cifraban en 3.500 europeos los que ya se han sumado al EI. Además, con la publicación de sus conquistas y su fama se ha ganado el apoyo de otros grupos armados como el de Boko Haram.

En apenas un año el avance del EI ha sido fulgurante en el norte de África. Uno de los movimientos claves para la organización fue la caída de Mosul que le permitió avanzar y tomar posiciones en torno a Bagdad. Todo ello en apenas dos meses lo que provocó que el presidente estadounidense, Barack Obama, iniciara una serie de ataques selectivos para contener el avance yihadista. La idea es clara: recuperar el califato del Al Andalus que abarca desde Persia hasta los Pirineos.

La bestia creada por EEUU

Hay muy pocos que niegan ya que detrás de todo está la mala gestión de Estados Unidos. Uno de los primeros en abrir la caja de truenos fue Wesley Clark, ex comandante jefe de la OTAN, que explicó que EI era una creación de norteamericana para equilibrar a Hizbulá. La llegada de armas, el asesoramiento e instrucción en batalla tenía el objetivo de acabar con Gadafi y posteriormente con Assad, aunque todo se descontroló.

También se señala la nefasta gestión llevada a cabo por Obama respecto la guerra civil que permitió la irrupción de EI. Como advirtiera hace dos años el International Crisis Group: “La guerra siria ofrece a los salafistas un entorno propicio: violencia y sectarismo, desencanto con Occidente, líderes seculares y figuras islámicas pragmáticas, así como acceso a la financiación del golfo Árabe y el saber hacer militar yihadista”.

No existen alternativas no bélicas a la situación generada, se trata de una guerra total hasta que un bando acabe con el otro. La gran baza del EI la inactividad que reina en Europa y la continua falta de consenso le vale para ganar terrenos, adeptos y fama.

Comentarios