martes 15.10.2019

EE.UU. votará la propuesta republicana sobre la deuda este jueves

El plan de Boehner preveía algunos gastos para conseguir un ahorro de 1,2 billones de dólares, pero se ha quedado corta

La Cámara de los representantes retrasó hoy al jueves el voto del plan republicano para aumentar el techo de la deuda, después de que el la Oficina de Presupuesto del Congreso indicó que su propuesta para reducir el déficit no alcanza el objetivo de 1,2 billones de ahorro.

Fuentes republicanas habían adelantado que el plan podría ser votado el miércoles, pero ahora el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, tendrá que revisar su propuesta.

La CBO, que analiza el coste de los proyectos de ley, advirtió de que la primera fase del plan de Boehner, que reduciría algunos gastos para conseguir un ahorro de 1,2 billones de dólares se ha quedado corta y no alcanza la meta de los recortes fiscales previstos por una diferencia de 150.000 millones de dólares.

El portavoz de Boehner, Michael Steel señaló que el gabinete del congresista está analizando las opciones para revisar el proyecto de ley y "cumplir", dijo, "nuestra promesa".

"Prometimos que cortaríamos el gasto más que el aumento del límite de la deuda -sin incremento de impuestos- y mantendremos esa promesa", dijo Steel en declaraciones al diario USA Today.

Demócratas y republicanos siguen negociando un plan para aumentar el techo de la deuda estadounidense, actualmente fijado en 14,29 billones de dólares, antes de que el país caiga en mora.

El plan de Boehner establece los procedimientos para aumentar el límite de la deuda hasta en 2,5 billones, a cambio de establecer y modificar ciertas reglas en el proceso presupuestario y la creación de una comisión conjunta del Congreso para proponer una reducción adicional del déficit.

Así, los republicanos estarían dispuestos a aumentar el límite de la deuda en un billón de dólares hasta final de este año a cambio de cortes de 1,2 billones de dólares y un incremento del techo de la deuda de 1,6 billones de dólares.

Esta segunda ampliación tendría que ser de nuevo negociada en el Congreso en 2012 (año electoral), vinculada a nuevos recortes por valor de 1,8 billones de dólares, lo que harían un total de 3 billones de ahorro en un periodo de diez años

Los demócratas también ha presentado su propio plan, que incluye recortes por valor de 2,7 millones de dólares en la próxima década, reducciones en el presupuesto de varias agencias federales, incluido el Pentágono, y un aumento de la deuda hasta 2013, pasados los comicios en las que el presidente, Barack Obama, se juega la reelección.

De momento, los demócratas no han anunciado fecha para el voto de su plan en el Senado, donde tienen la mayoría, a la espera de lo que suceda con el plan de los republicanos.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo a través de su cuenta de Twitter que el plan de Boehner "es un compromiso sólo para el Tea Party, -el ala más conservadora de su partido-, no para los ciudadanos estadounidenses", por lo que enfatizó que los demócratas "no aprobarán ese plan".