domingo 15.12.2019

Detenido el propietario del edificio derrumbado en Bangladesh

Sohel Rana fue detenido cerca de la frontera con India tras varios días a la fuga

Mohammed Sohel Rana, el propietario del edificio Rana Plaza, cuyo desplome el miércoles pasado cerca de la capital de Bangladesh, Dacca, costó la vida a más de 360 personas, ha sido detenido hoy en Benapole, cerca de la frontera con India tras varios días a la fuga, ha informado el ministro de Gobierno Local y Desarrollo Rural, Jahangir Kabir Nanak, en declaraciones a la prensa. "Sohel Rana ha sido detenido en Benapole hace cinco minutos", reveló Nanak desde el lugar del derrumbe en declaraciones a la prensa. El sospechoso ya ha sido trasladado a la capital, Dacca, en helicóptero.

Rana, que asegura ser coordinador del ala juvenil del partido del Gobierno, la Liga Awami, fue detenido por un equipo del Batallón de Acción Rápida en torno a las 15.05 horas de este domingo en una vivienda alquilada por amigo suyo en el distrito de Jessore de Benapole, ha informado el diario bangladeshí 'The Daily Star'. "Estaba intentando huir del país", ha revelado Nanak.

La Policía había registrado varias casas de familiares y amigos de Rana desde que éste se dio a la fuga, poco después del accidente. La propia primera ministra de Bangladesh, Sheij Hasina, ordenó el viernes el arresto de Rana.

El martes se pudo escuchar un gran estruendo y aparecieron grietas en la estructura del edificio, por lo que la Policía Industrial ordenó su cierre a los responsables del mismo. Sin embargo, éstos no cumplieron y los trabajadores de al menos dos de las fábricas que albergaba fueron obligados a entrar después de que un ingeniero certificara que el inmueble era seguro, según han relatado los familiares de las víctimas.

El propio Rana restó importancia el martes a las grietas aparecidas en los pilares del edificio y llegó a decir que "no es nada grave".

Hasta el momento han sido detenidos, además de Rana, los propietarios de tres de las cinco fábricas instaladas en el edificio y dos ingenieros de la junta municipal de Savar por su presunta responsabilidad en el derrumbe. Los otros dos propietarios están fugados. Las fábricas han producido ropa para marcas occidentales como Primark, Matalan y la española Mango.

En la misma noche del miércoles se presentaron dos denuncias en la Comisaría Modelo de Savar contra Rana y los cinco dueños de los talleres textiles que había en el Rana Plaza. En la primera denuncia se recoge que en la construcción del edificio se emplearon materiales de baja calidad y que no se cumplió el código técnico de la edificación.

La segunda denuncia implica a Rana, a su padre, Abdul Khalek, y a los propietarios de las cinco fábricas por la muerte de trabajadores y los daños causados.