miércoles 23.10.2019
EN UN COLEGIO DE ARGENTINA

Detenida una monja que seleccionaba niños para ser violados por curas

La religiosa, declarada prófuga desde hace más de un mes, se ha entregado a las autoridades argentinas. Previamente, la policía habría detenido a dos sacerdotes y a tres empleados del colegio en el se produjeron los abusos

Kosaka Kumiko en el momento de la detención.
Kosaka Kumiko en el momento de la detención.

Kosaka Kumiko, una monja japonesa de 60 años de edad, ha sido detenida en Argentina por un presunto delito de abusos sexuales a menores y maltrato a niños con discapacidad auditiva junto con otros empleados y sacerdotes del colegio en el que trabajaban. Kumiko ha salido esposada del lugar en el que se encontraba mientras vestía un hábito y un chaleco antibalas.

La religiosa ha sido detenida en Mendoza, una zona próxima a los Andes y ubicada a menos de 200 kilómetros de Buenos Aires. Kosaka Kumiko se encontraba en busca y captura y durante más de 33 días había sido declarada prófuga por su huida tras conocer que un juez le había vinculado con 27 abusos sexuales a menores, según informan fuentes judiciales argentinas.

"Soy inocente. Sólo hice el bien. Soy una persona buena que ha entregado su vida a Dios", declaró Kumiko a las autoridades nada más entregarse. El fiscal del caso, Gustavo Stroppiana, ha ordenado la prisión para la monja de la cogregación Nuestra Señora del Huerto. También están implicados en el caso dos sacerdotes, Nicola Corradi y Horacio Corbacho, y tres empleados del colegio Provolo: un celador, un monaguillo y un jardinero. Actualmente, todos están detenidos.

El colegio Provolo de Mendoza ya fue noticia en diciembre de 2016, cuando la justicia detuvo en Vernona, Italia, a los sacerdotes Nicolás Corradi, de 82 años, y a Horacio Corbacho, de 56. Éstos fueron imputados por un "abuso sexual agravado con acceso carnal y sexo oral" contra al menos una veintena de niños de colegio argentino, con edades comprendidas entre los 10 y los 12 años, que padecían problemas auditivos.

Los abusos se habría producido poco después de la llegada de la monja a Provolo en 2007 a un colegio especializado en niños con discapacidades auditivas.

La investigación ha comenzado a raíz de numerosas denuncias y los más de 30 testimonios acusatorios de niños que estuvieron a su cargo durante varios años. Según la declaración de un joven, su principal función consistía en elegir a los más vulnerables: "Los golpeaba sistemáticamente y el más sumiso era entregrado a los violadores", declaraba a los medios locales el abogado de las vítimas, Sergio Salinas.

Salinas también declaró que la hermana Kosaka Kumiko habría afirmado en la declaración "haberle puesto un pañal a un niño para detener el sangrado después de haber sido abusada por Corbacho, haber mandado a una niña a que éste abusara de ella y participar en la corrupción de menores".

Los abusos se dieron a conocer en 2008 pero debido a la falta de testimonios en ese momento, el juez decidió archivar la causa. Sin embargo, a medida que los niños han ido creciendo, el número de declaraciones han aumentado y, finalmente, la justicia decidió reabrir el caso.

Comentarios