miércoles 03.06.2020

La Corte Suprema acusa al primer ministro pakistaní de desacato

Por negarse a cumplir la orden de ponerse en contacto con las autoridades suizas para reabrir la investigación sobre los delitos de corrupción cometidos por el presidente

La Corte Suprema de Pakistán ha acusado al primer ministro, Yusuf Raza Gilani, de desacato por negarse a cumplir la orden dada al Gobierno para que se pusiera en contacto con las autoridades suizas con el fin de reabrir la investigación sobre los delitos de corrupción supuestamente cometidos por el presidente, Asif Alí Zardari.

Un grupo de siete jueces, liderado por Nasir ul Mulk, ha acusado formalmente a Gilani por negarse a cumplir con lo dispuesto en el párrafo 178 de la Ordenanza de Reconciliación Nacional (NRO, por sus siglas en inglés) de la Corte Suprema, que le insta a escribir una carta a las autoridades suizas para reabrir el caso.

Ul Mulk ha leído los dos folios de los que consta el pliego de la acusación y después ha preguntado a Gilani sí entendía su contenido, a lo que éste ha contestado afirmativamente. "¿Entonces, se declara culpable?", ha dicho el juez. "No", ha espetado el primer ministro, según informa Geo TV.

Los jueces han ordenado al fiscal general, Maulvi Anwarul Haq, que se encargue del caso y le han dado hasta el día 16 para presentar los documentos que estime necesarios. Por su parte, la defensa tendrá hasta el día 27 para presentar sus pruebas. El día 28 será revisado el material y se fijará una fecha para el juicio.

De esta forma, Gilani se ha convertido en el primer jefe de Gobierno paquistaní en ser acusado de un delito, algo con lo que se especulaba desde el viernes, cuando la Corte Suprema rechazó el recurso presentado por el 'premier' para evitar ser procesado.

La Corte Suprema pretende que el Gobierno reabra el caso contra Zardari, acusado, junto a su difunta esposa y ex primera ministra, Benazir Bhutto, de blanqueo de dinero. Un tribunal suizo los condenó en rebeldía en 2003, pero el ex presidente Pervez Musharraf les amnistió en 2007.

En 2009, el alto tribunal concluyó que esa amnistía era inconstitucional y pidió al Gobierno que actuase para que se reabriesen los casos, algo que no ha hecho, por lo que la justicia considera responsable a Gilani como primer ministro.