jueves 12.12.2019

Capriles cree que el TSJ "deja claro" que ganó las elecciones

El líder de la Mesa de Unidad Democrática critica a los magistrados que "no se atrevieron a admitir los recursos de impugnación"

El líder de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora--, Henrique Capriles, ha considerado que el fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) "dejó claro" que ganó las elecciones presidenciales que se celebraron el 14 de abril en Venezuela.

"Si estábamos claros y convencidos de que el 14 de abril ganó nuestro pueblo, con lo que hizo el TSJ estamos más que claros y convencidos de que ganamos", ha dicho, en un acto multitudinario celebrado este jueves en Caracas.

Capriles ha criticado que "los excelentísimos magistrados no se atrevieron a admitir los recursos de impugnación, ni a ventilar un juicio para que las partes en pugna demostráramos quién tiene la razón". "Y además me mandaron a multar y me inician una investigación", ha añadido.

Así, ha reiterado que va a "defender los derechos del pueblo venezolano donde sea". "¿Ustedes creen que yo le tengo culillo a eso? Excelentísimos magistrados yo no voy a descansar hasta que en este país haya justicia. Cuando ustedes cierran una puerta siempre habrá otra puerta que yo pueda abrir", ha aclarado.

El jefe de la oposición ha atribuido el fallo del alto tribunal a un supuesto descenso en el apoyo popular al Gobierno de Nicolás Maduro que, según ha pronosticado, le hará perder las elecciones municipales previstas para el 8 de diciembre.

"Esto sucede por dos cosas: en primer lugar, porque el Gobierno va palo abajo y, en segundo, porque quiere que no voten el 8 de diciembre. Están jugando a la desmovilización", ha sostenido, en declaraciones recogidas por el diario venezolano 'El Universal'.

El también gobernador del estado de Miranda ha advertido de que, debido a la "impopularidad del Gobierno", en los próximos días "van a arreciar los allanamientos y las persecuciones (a políticos opositores) con la finalidad de distraer al país".

En este contexto, ha adelantado que los próximos comicios "no solo serán para elegir a los nuevos líderes venezolanos, sino para ver qué está pasando en nuestro país". "Todo este descontento hay que expresarlo en las elecciones municipales. Nosotros creemos en el poder del voto para cambiar las cosas", ha subrayado.

Fallo del TSJ

Este jueves, el TSJ se pronunció sobre la decena de recursos que la MUD presentó para impugnar las elecciones presidenciales del 14 de abril alegando que se habían producido miles de irregularidades que habrían decantado el ajustado resultado a favor de Maduro.

La presidenta del TSJ, Gladys Gutiérrez, anunció que el alto tribunal declaró "por unanimidad" que los diez recursos de impugnación son "inadmisibles" porque "no se explican detalladamente los hechos en los cuales se registraron las irregularidades".

Además, consideró que los recursos interpuestos por la MUD "contienen conceptos ofensivos e irrespetuosos en contra de la Sala Electoral (del TSJ) y de otros órganos del Poder Público" y por ello impuso a Capriles una multa de 10.700 bolívares (1.276 euros) y ordenó a la Fiscalía que abra una investigación penal en su contra.

Capriles ha calificado de "inadmisible" la "falta de justicia" en Venezuela y ha ratificado que acudirá a instancias internacionales. La MUD ha detallado que se dirigirán a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a Naciones Unidas.

Conflicto electoral

Tras conocer los resultados electorales, la MUD solicitó una auditoría del cien por cien de los votos emitidos en las elecciones presidenciales, ya que, según denunció, se produjeron numerosas irregularidades, y el resultado se decidió por apenas 200.000 sufragios.

Tras unos días de confusión y declaraciones cruzadas, finalmente el Consejo Nacional Electoral (CNE) aceptó auditar el 46 por ciento de los votos emitidos, dado que el 54 por ciento restante ya se revisó la noche electoral, conforme a la legislación venezolana.

La coalición opositora consideró que se trataba de una "farsa" porque el CNE se negó a contar una a una las papeletas --verificando la huella dactilar-- y a cotejarlas con las máquinas, los cuadernos y las actas de votación.

El CNE se limitó a cotejar las máquinas con las actas, argumentando que con ello era suficiente y explicó que el recuento manual de los votos era "imposible" porque el escrutinio y la totalización se hacen de manera automatizada desde 2004. La auditoría arrojó un "error cero".

Por ello, la MUD impugnó las elecciones presidenciales ante el TSJ --con dos recursos: uno total y varios parciales que se refieren a las mesas electorales-- para "agotar la institucionalidad nacional" y adelantó que, si es necesario, acudirá a instancias internacionales.