martes 25.02.2020
LOGRA EL BENEPLáCITO DEL EUROPARLAMENTO

Sangre, sudor y lágrimas en la elección de Cañete como comisario

El exministro español no logró pasar el primer examen en la Eurocámara y fueron necesarias dos evaluaciones de su declaración de intereses, pero finalmente el pacto entre conservadores, socialistas y liberales ha conseguido sellar su nombramiento como comisario de Energía

Miguel Arias Cañete comparece en el Parlamento Europeo. | GTRES
Miguel Arias Cañete comparece en el Parlamento Europeo. | GTRES

Aún faltaba una hora y media para que la votación se celebrara y el Partido Popular no tenía ninguna duda de cuál iba a ser el desenlace: luz verde del Parlamento Europeo al nombramiento del exministro español, Miguel Arias Cañete, como comisario de Energía y Acción por el Clima. La lucha de intereses era tan encarnizada que los 'populares' descartaban sorpresas de última hora. "Los socialistas no van a bloquear el nombramiento de Cañete porque saben que si no el del socialista francés, Pierre Moscovici, se les va al traste", radiografiaban fuentes 'populares' en la Eurocámara. Y así ha sido.

Dos duras semanas de negociaciones, pero el pacto alcanzado entre las grandes fuerzas parlamentarias (conservadores, socialistas y liberales) para repartirse los puestos europeos finalmente ha permitido que el exministro español pasara la prueba de fuego, y además con una amplia mayoría. En la primera pregunta, que valoraba si era apto para ser comisario europeo, el político español logró 83 votos a favor, 42 en contra y 3 abstenciones. Sobre la segunda cuestión -si era idóneo para la cartera de Energía y Medio ambiente-, el 'popular' obtuvo 77 apoyos, 48 en contra y 3 abstenciones. Al igual que el español, también han logrado sus ansiadas carteras el francés Pierre Moscovici y el británico Jonathan Hill.

El camino en absoluto ha sido fácil. El presidente Rajoy lo presentó ante los 'populares' europeos como una apuesta segura. Pero la burbuja no tardó en estallar. Después de una campaña electoral floja y manchada por sus declaraciones machistas contra Elena Valenciano, todo comenzó a torcerse. La tolerancia cero que existe en Bruselas ante este tipo de comentarios le convirtió en el primer marcado de la Eurocámara. Y que su nombre estuviera en el bombo de los seleccionados para ocupar una cartera importante en la Comisión Europea no dejó indiferente a nadie. Las protestas no tardaron en llegar y los socialistas españoles ya se posicionaron en contra desde el principio.

Aunque lo peor aún estaba por llegar. Cuán fue la sorpresa de los 'populares' y del propio Cañete, cuando el nuevo presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, le corona con la cartera de Energía. En ese momento explota una nueva bomba. ¿Conflicto de intereses? El exministro español era propietario de participaciones en dos petroleras. En concreto, del 2,5% de las acciones de Petrolífera Ducar y otro el 2,5% de Petrologis Canarias. El 18 de septiembre, poco después de enterarse de su nueva misión las vendió (por 437.220 euros), pero los socialistas europeos y Los Verdes han dudado hasta el último momento en si aún así existía un conflicto de intereses.

Esto convirtió su audiencia en el Parlamento Europeo en la jungla. Una de las más controvertidas de todo el proceso sin duda. Y en medio de una importante campaña mediática en su contra, tuvo que contestar a 45 duras preguntas de los eurodiputados, que no se fiaban ni de su declaración de intereses (la cual cambió in extremis el día de antes porque se le "había olvidado" incluir el sueldo del PP), ni de las relaciones de su familia con las petroleras -en concreto su cuñado-, ni tampoco de sus disculpas hacia Elena Valenciano y a todas las mujeres que se pudieran haber sentido ofendidas tras su ataque a la socialista. Las respuestas no terminaron de cuajar y la fuerte presión ejercida por los socialistas y Los Verdes retrasó este proceso una semana más.

Finalmente no ha sido hasta esta última semana cuando los 'populares' han vuelto a ver la luz. La comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara avaló este lunes por segunda vez la declaración de intereses económicos de Cañete y descartó cualquier conflicto de interés gracias al apoyo de tres eurodiputados del grupo socialista europeo, que se sumaron al PP y a los conservadores británicos. Y este miércoles por fin ha sido aprobado. Una aprobación en la que el pacto "precocinado" en Bruselas ha sido clave, y que el PSOE ha intentado dinamitar por todos los medios.

Comentarios