Viernes 14.12.2018
los nórdicos se llevan el título de grandes consumidores de café

El café, uno de los alimentos preferidos a nivel global

Es el café uno de los productos alimenticios más consumidos a nivel global, con un incremento anual constante de un 2,5 %. Este consumo no deja de aumentar, debido tanto al crecimiento de la población mundial como al gusto de los consumidores

El café, uno de los alimentos preferidos a nivel global.
El café, uno de los alimentos preferidos a nivel global.

Se estima que para los próximos diez años la producción tenga que aumentar en unos 25 millones de sacos (60 kg por saco) para dar cobertura a la futura demanda.

En cuanto a capacidad de consumo por países, son los nórdicos los que se llevan el título de grandes cafeteros mundiales, sobre todo Finlandia, con 12 kilos de café de media por persona y año, seguidos de Noruega, con 9,9 kilos, Islandia con 9 y Dinamarca con 8,7 kilos anuales por persona.

España se considera un país medio en el consumo de este delicado y apreciado manjar, con 4,5 kilos de café anuales por ciudadano, quedando por detrás de Italia, Francia o Grecia y empatando con Portugal.

El interés por su cultivo, variedad, tipos, sabores y modos de prepararlo se extiende por sus consumidores. Para satisfacer la curiosidad de los cafeteros se escribe este artículo, y para que tengamos una tienda de café online de referencia donde comprar café de calidad al mejor precio, así como el lugar ideal para adquirir toda la parafernalia que necesita el cafetero más exigente: Tazitas, la web de referencia en el mercado del café.

Así que si quieres un sitio online que satisfaga tus deseos de café, ya la tienes en Tazitas, y para satisfacer tu curiosidad sobre el mundo café tienes este artículo que va a responder a una pregunta que siempre ha inquietado a los curiosos a propósito de este producto de alto valor energético.

¿Cuál es el origen del café?

Los orígenes del café son inciertos, arremolinándose alrededor de este evento un numeroso grupo de mitos, leyendas y cuentos de todo tipo. La que más trayectoria histórica posee se remonta a la antigua Abisinia, actual Etiopía, concretamente en las abruptas laderas de Kaffa.

Cuenta la leyenda que un pastor de cabras perdió a sus animales. Tras una ardua búsqueda las encontró presas de un estado de agitación fuera de lo común. El cabrero miró alrededor suyo y se planteó la cuestión lógica de si ese nerviosismo impropio de sus animales era debido al consumo de unos frutos rojos que crecían en los arbustos que abundaban por aquella zona.

El pastor, intrigado, decidió probar esas bayas para ver qué sabor tenían y qué efectos producían en él. Le gustó su sabor áspero y fuerte y comprobó que le constaba conciliar el sueño por la noche.

El pastor no sabía de la existencia de nada parecido a aquella baya, que lo llenaba de energía y cierto nerviosismo, por lo que se lo contó a los vecinos de su pueblo. El suceso no tardó en llegar a oidos del immam de la mezquita más cercana, conocido por todos por su gran sabiduría y equilibrado juicio.

Tomó la acertada decisión, como no podía ser de otra forma dado su carácter de erudito, de tomarlo en infusión, comprobando con gran alegría que podía quedarse despierto toda la noche, a partir de lo cual le surgió la genial idea de repartir la bebida entre sus fieles y discípulos para mantenerlos despiertos mientras duraban las oraciones nocturnas. El efecto se propagó de inmediato, y el boca a boca hizo que se trasladara su consumo a todos los rincones del planeta.

No se sabe con certeza si este fue el verdadero comienzo del consumo de café en nuestra cultura, en lo que sí hay un total acuerdo es en que comenzara en tierras etíopes y de allí se propagara primero por todo el mundo musulmán y, en 1583, gracias al médico alemán Léonard Rauwolf que, de casual viaje por Oriente Medio, descubriera la infusión y la llevara al mundo occidental mediante el comercio con mercaderes sirios y venecianos, con el consabido éxito entre la población europea.

También se sabe con absoluta certeza que los esclavos que se transportaban desde el actual Sudán hasta Yemen y Arabia a través Moca, el gran puerto de aquellos lejanos tiempos, y que ahora es sinónimo del café, masticaban y comían la suculenta parte carnosa de la baya del café. 

Con total seguridad podemos afirmar que el café ya se cultivaba en el Yemen en el siglo XV, aunque con casi total seguridad mucho antes también.

Comentarios