jueves 12.12.2019
SEGÚN ESTADOS UNIDOS

Una cadena de errores provocó el bombardeo del hospital de MSF en Kunduz

Un alto cargo del Departamento de Defensa afirma que fue resultado de errores humanos y técnicos y fallos de procedimiento

Así quedó el hospital tras el bombardeo.
Así quedó el hospital tras el bombardeo.

El bombardeo ejecutado el 3 de octubre por Estados Unidos contra un hospital de la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) en la localidad afgana de Kunduz fue resultado de errores humanos y técnicos y fallos de procedimiento, según fuentes militares citadas por el diario estadounidense 'The New York Times'.

"Fue una combinación de factores", ha manifestado un alto cargo del Departamento de Defensa, en referencia a las conclusiones de la investigación llevada a cabo por el Gobierno estadounidense sobre la masacre, cuyos resultados serán desvelados este miércoles.

Fuentes militares citadas por el diario han apuntado que el objetivo del bombardeo era un complejo ubicado a varios cientos de metros del hospital y que era considerado como la base de operaciones de los talibán en la ciudad.

En este sentido, han apuntado que el personal militar no utilizó instrumental para identificar el objetivo, basándose en descripciones del lugar facilitadas por las tropas que se encontraban sobre el terreno, afganas y estadounidenses.

Sin embargo, no se han pronunciado sobre utilizar estas instrucciones informales supondría una violación de las normas de actuación en una zona con presencia de civiles ni sobre si las tropas sobre el terreno mantuvieron el contacto e informaron de que el objetivo bombardeado era un hospital.

En informe publicado a principios de mes, MSF recalcó que todos los pacientes se encontraban desarmados y que no hubo combates en las instalaciones o los alrededores, agregando que pacientes y trabajadores fueron tiroteados desde helicópteros cuando intentaban huir de las instalaciones.

La ONG, que recalcó que el documento no es definitivo, mantuvo en 30 el número de víctimas mortales, entre los que figuran trece miembros del personal, diez pacientes y siete cadáveres no identificados, apuntando que la cifra podría aumentar.

Asimismo, el director general de MSF, Christopher Stokes, manifestó que, "desde el interior del hospital, la percepción clara es que este ataque se llevó a cabo con el propósito de matar y destruir".

"La cuestión es que no sabemos por qué. No sabemos qué sucedió en el interior de la cabina del piloto que bombardeó el centro sanitario, ni lo que ocurrió en la cadena de mando entre los militares americanos y los militares afganos", remachó, a la espera del informe estadounidense.

Comentarios