miércoles 11.12.2019
POLéMICO INFORME SOBRE TORTURAS

Las torturas de la CIA contra presuntos terroristas, al descubierto

La CIA engañó a la Casa Blanca y al Congreso sobre los interrogatorios a sospechosos de terrorismo. El informe revela que las actuaciones fueron más brutales y menos eficaces de lo que la agencia dijo en un principio. Estados Unidos está en alerta ante posibles represalias

Los interrogatorios de la CIA fueron más "brutales" de lo que se dijo. | Reuters
Los interrogatorios de la CIA fueron más "brutales" de lo que se dijo. | Reuters

El esperado informe elaborado por el partido demócrata de Estados Unidos, en el Comité de Inteligencia del Senado, revela que la CIA engañó al Congreso y a la Casa Blanca sobre sus interrogatorios contra presuntos terroristas. Dicho informe describe las técnicas de torturas empleadas por parte de la CIA durante el mandato del presidente George W. Bush tras el 11S, sin aportar información que permitiera evitar una "amenaza terrorista inminente".

Según el resumen ejecutivo del informe de 6.000 páginas presentado este martes en Washington, el programa de interrogatorios fue "más brutal" y menos eficaz de lo que la agencia de Inteligencia dijo en un principio. Los detalles del programa se mantuvieron ocultos de los responsables políticos y ponen de manifiesto la crueldad de las técnicas aplicadas contra los detenidos.

Torturas de todo tipo

Los sospechosos de terrorismo fueron sometidas a duras técnicas de la CIA, como la simulación de ahogamiento ('waterboarding') en centros de detención clandestinos o en la base militar de Estados Unidos en Guantánamo. Personal médico de la agencia dio la voz de alarma porque este método estuvo a punto de ahogar al Jalid Sheij Mohamed, 'cerebro' de los atentados del 11S.

Asimismo, según los datos que recogen del informe los medios estadounidenses, en algunos casos se llegó a privar del sueño hasta durante una semana a los detenidos y también hubo casos de "alimentación rectal" o "hidratación rectal", técnica que el jefe de interrogatorios de la CIA describió como método para ejercer el "control total sobre el detenido", pese a no ser necesario por razones médicas. Los detenidos eran colocados "con la cabeza hacia delante y la cabeza debajo del torso" mientras se les introducía por el recto todo tipo de alimentos triturados, sin que en ningún caso hubiera una recomendación médica que lo justificara.

Otro de los tristes hallazgos del Senado han sido las palizas y amenazas simultáneas a las que la CIA sometía a sus detenidos. Aunque en sí mismo no sorprende el 'modus operandi', revelado ya por algunos reclusos, sí lo hace su contenido. La agencia también colocaba a los supuestos terroristas en pequeñas cajas en las que a veces introducía determinados elementos para explotar sus fobias.

Otra de las torturas documentadas consistía en bañar a los detenidos con agua helada y envolverles después, estando totalmente desnudos, con plástico para prolongar durante más tiempo la sensación de frío.

Los detenidos por la CIA eran obligados a estar desnudos en varios momentos y como parte de distintas técnicas de interrogatorio, pero destaca la práctica de obligarles a pasear sin ninguna prenda por un corredor delante de los demás reclusos.

Resultados inflados

Altos cargos como los exdirectores de la CIA George J. Tenet, Porter J. Goss y Michael V. Hayden, inflaron el valor del programa de interrogatorios durante sus 'briefings' secretos tanto en la Casa Blanca como en el Congreso, así como en sus intervenciones públicas.

Igualmente, se documentan decenas de casos en los que cargos de la CIA presuntamente engañaron a sus superiores e incluso a sus compañeros sobre cómo se gestionaba el programa y lo que había logrado. En un caso, un memorándum interno de la CIA transmite instrucciones de la Casa Blanca para que se mantenga el secreto el programa al entonces secretario de Estado, Colin Powell, según el Washington Post.

También queda desmontado el argumento de que estas técnicas de interrogatorio, a las que el presidente Obama no ha dudado en calificar de tortura, no aportaron información fundamental que permitiera localizar al líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, al contrario de lo que asegura la CIA.

"Ningún país es perfecto"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha alegado que "ningún país es perfecto" en respuesta al informe que se ha publicado este martes sobre "el preocupante programa" de interrogatorios de la CIA, según el cual no consiguió información relevante para prevenir ataques terroristas.

El Pentágono y el Departamento de Estado de EEUU han reforzado las medidas de seguridad en las instalaciones estadounidenses en todo el mundo ante el temor de posibles represalias por la divulgación de este informe.  

La publicación del informe ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre las tácticas de la CIA. Obama ordenó detener el programa de interrogatorios de la CIA cuando asumió el cargo en 2009 y apoyó la publicación del informe.

Comentarios