lunes 18/10/21
ELECCIONES DE 2016

Un médico jubilado entra en la carrera republicana por la Casa Blanca

Ben Carson es el primer afroamericano en entrar a la carrera por la nominación presidencial republicana. Sus contrincantes, de momento, son un senador de origen hispano y dos voces ultraconservadoras del Tea Party

ben carson
Ben Carson, nuevo aspirante republicano. | Reuters

Un nuevo nombre engrosa la lista de aspirantes por el partido republicano de cara a las elecciones presidenciales de 2016. Se trata de Ben Carson, un médico jubilado de 63 años muy popular entre los conservadores del Tea Party. El nuevo candidato, que confirmó este domingo que presentará su candidatura a las primarias del partido, entra así en una carrera de la que ya forman parte oficialmente el senador de origen hispano, Marco Rubio, y otras dos voces del Tea Party, Ted Cruz y Rand Paul. El gran favorito en las quinielas es el exgobernador de Florida, Jeb Bush, quien todavía no ha oficializado su candidatura. 

"Espero ser parte de la ecuación, y por ello, anuncio mi candidatura a la Presidencia de Estados Unidos", ha dicho, en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión WPEC-TV. "Mucha gente me ha sugerido que me presente a presidente, a pesar de que no soy político", ha reconocido Carson, quien ocupó el cargo de director del departamento de neurocirugía pediátrica en el Hospital Johns Hopkins de Baltimore.

Carson dijo en febrero que estaba considerando un posible anuncio sobre una carrera presidencial. Carson se convierte así en el primer afroamericano en entrar a la carrera por la nominación presidencial republicana del próximo año.

Rivales

Uno de sus contrincantes, Marco Rubio, se ha convertido en estos últimos años en una de las figuras emergentes dentro de su partido, a pesar de su juventud -43 años-. Sin embargo, su edad le ha acarreado críticas por su supuesta falta de experiencia. Hijo de inmigrantes, podría ser el primer presidente de origen hispanosentado en el Despacho Oval.

Sus defensores sitúan a Rubio como ejemplo del 'sueño americano' y confían en su capacidad política y de oratoria para pescar votos en caladeros reservados hasta ahora al Partido Demócrata. 

Comentarios