lunes 18/10/21
DIEZ MUERTOS EN UN ATAQUE EN MÚNICH

El tiroteo se debió a un "brote de locura" sin relación con el DAESH

El agresor, un joven alemán-iraní de 18 años con algún tipo de transtorno depresivo, mató a nueve personas en un centro comercial antes de suicidarse. Ocho de las víctimas tenían una edad similiar a la del atacante, entre 14 y 21 años. La policía apunta a un "acto de locura" y asegura que hay una conexión "obvia" entre el tiroteo y la matanza perpetrada por Anders Breivik hace justo cinco años

ADG20. Munich (Germany), 22/07/2016.- Policemen standing at Stachus hotel and securing the area after a shootout in Munich, Germany, 22 July 2016. After a shootout in the Olympia shopping centre (OEZ), the police reported severa injuries and possible deaths. (Alemania) EFE/EPA/ANDREAS GEBERT
Un tiroteo en Múnich deja al menos 10 muertos, entre ellos, el presunto autor.

"No hemos encontrado nada que haga pensar que el atacante tuviera que ver algo con Estado Islámico", ha asegurado el responsable de la policía de Múnich, Hubertus Andrä, en una rueda de prensa que ha permitido seguir despejando incógnitas sobre las motivaciones que llevaron a un joven alemán-iraní de 18 años a perpetrar la masacre de este viernes en un centro comercial de Múnich, que le ha costado la vida a nueve personas, ocho de ellas de edades comprendidas entre los 14 y los 21 años.

Tras registrar la vivienda del atacante, la policía no ha hallado nada que le vincule con el terrorismo yihadista y ha apuntado a un “acto de locura” como posible causa del tiroteo, sin descartar la “posible” influencia de la matanza de Anders Breivik, el noruego que hace justo cinco años asesinó a 77 personas en Oslo y en la isla de Utøya. "Cuando alguien se interesa de forma tan intensa por ataques masivos y de locura seguro que Breivik también ha desempeñado un papel", reconoció Andrä.

La policía ha encontrado en la casa información sobre casos de matanzas generadas por actos de locura, entre ellos artículos sobre acciones policiales y un libro titulado ‘Amok, por qué matan los estudiantes’. Además, ha informado de que las primeras investigaciones apuntan a que el joven atacante, un joven germano-iraní que creció en Múnich, había padecido algún tipo de transtorno depresivo, por lo que queda descartado el ataque yihadista o por motivaciones políticas o religiosas, así como con los refugiados. "Ni el ataque ni el atacante tienen relación alguna con el tema de los refugiados", dejó claro la policía.

El joven pudo haber pirateado una cuenta de Facebook para invitar a conocidos a acercarse a la hamburguesería en la que comenzó la matanza. El tiroteo se ha saldado con la muerte de diez personas, incluida la del propio agresor, cuyo cadáver fue encontrado en los alrededores del centro comercial después de suicidarse. Ocho de los nueve muertos tenían una edad similar a la del atacante, jóvenes de entre 14 y 21 años. Además de los nueve muertos en el tiroteo, hubo 21 heridos de diversa consideración, entre ellos algunos niños; 16 siguen ingresados y tres están en estado grave. Varios testigos escucharon al atacante comenzar el tiroteo con insultos a los inmigrantes y gritar: “Yo soy alemán” y “Extranjeros de mierda”.

El ataque se registró en el centro comercial Olympia-Einkaufszentrum, en el distrito de Moosach, al noroeste de la ciudad de Múnich, pocos minutos antes de las seis de la tarde, en hora de máxima afluencia.  La incertidumbre y la tensión se mantuvieron durante las horas posteriores al ataque, ya que un principio, la policía apuntó a que tres tiradores habrían disparado contras varias personas que se encontraban en el lugar. El caos y el nerviosismo reinó durante toda la jornada entre todos los muniqueses y las redes sociales contribuyeron a añadir aún más confusión con determinadas informaciones.

Sin embargo, la investigación policial fue despejando poco a poco algunas incógnitas, ya que finalmente la sospecha de que había otros dos atacantes surgió del hecho de que dos personas salieron en un coche a toda velocidad del restaurante de comida rápida en donde comenzó la matanza. Posteriormente, la policía pudo encontrar a esas dos personas y descartó su participación en el suceso.

En un primer momento se pensó en un ataque de trasfondo yihadista, como el ocurrido el pasado lunes en un tren regional de Baviera, en el que un joven afgano de 17 años atacó con un hacha y un cuchillo a los pasajeros que ocupaban el vagón, causando cinco heridos. El Estado Islámico reivindicó el ataque tras difundir un vídeo en el que el joven, un solicitante de asilo en Alemania, aparecía con un cuchillo y amenazando con "degollar en vuestras casas y vuestras calles” a todos los alemanes.

Comentarios