Viernes 14.12.2018
preocupante situación de los menores

Siete años de guerra en Siria y el fin del conflicto continúa muy lejano

Durante los dos primeros meses de 2018, 1.000 niños han fallecido o resultado heridos en la intensificación de la violencia. Además, su reclutamiento para la guerra se ha multiplicado por tres desde 2015

Según informa UNICEF, los niños con discapacidad a causa del conflicto corren el riesgo de ser excluidos y olvidados. "En un conflicto, los niños con discapacidad se encuentran entre los más vulnerables", dijo Geert Cappelaere, director regional de la organización de las Naciones Unidad para Medio Oriente y África del Norte. "A menudo requieren tratamiento y servicios especializados. Como niños, sus necesidades difieren de las de los adultos. Sin acceso a servicios, escuelas y productos de asistencia, como sillas de ruedas, muchos niños con discapacidad enfrentan un riesgo muy real de exclusión, abandono y estigmatización a medida que continúa este conflicto implacable".

El uso de armas explosivas y ataques indiscriminados en áreas densamente pobladas ha matado a un número creciente de niños que ahora representan una cuarta parte de las muertes de civiles. Más de 360 ​​niños resultaron heridos en 2017, dejando a muchos de ellos con discapacidad. Esta es la cifra que Naciones Unidas han verificado, pero es probable que las cifras reales sean mucho más altas.

  • Se calcula que 3,3 millones de niños dentro de Siria están expuestos a artefactos explosivos, incluidas minas terrestres, municiones sin estallar y efectos explosivos improvisados.
  • Más de 1.5 millones de personas viven con discapacidades permanentes relacionadas con la guerra, incluidas 86.000 personas que han perdido extremidades.
  • El 80% de las lesiones de los refugiados sirios en Líbano y Jordania son consecuencia directa de la guerra.
  • La falta de acceso a atención médica y psicológica adecuada ha prolongado o empeorado las lesiones y las afecciones entre los niños con discapacidad.
  • Los niños con discapacidad están expuestos a un mayor riesgo de violencia y enfrentan dificultades para acceder a los servicios básicos, incluidos la salud y la educación.
  • El riesgo de violencia, explotación, abuso y abandono de los niños con discapacidad aumenta con la muerte o la separación de sus cuidadores.
  • Las familias de niños con discapacidad en un conflicto o crisis a menudo carecen de los medios o la capacidad para proporcionar a sus hijos el equipo de asistencia que necesitan.
  • Los países vecinos, frágiles por la inestabilidad y el estancamiento económico, acogen a más del 90% de todos los refugiados de Siria. El flujo de refugiados ha agregado una gran presión en la provisión de servicios, desafiando el acceso de las comunidades de acogida y sirias a los servicios básicos. Para las familias que tienen niños con discapacidad, el desafío es doble.
  • Para los millones de niños que han tenido que huir de sus hogares dentro de Siria y en países vecinos, el desplazamiento ha enfrentado a las personas con discapacidad previa a riesgos como el tráfico rodado, los ríos y los restos de guerra no explotados.

La destrucción generalizada y los ataques a instalaciones médicas y educativas han diezmado los sistemas de salud y educación del país. En 2017, Naciones Unidas verificó 175 ataques contra instalaciones y personal médico y educativo. Esto ha afectado más a los niños con discapacidad, dejando a muchos sin acceso a atención especializada y facilidades educativas necesarias para convertir sus ambiciones en realidad.

"A medida que se realizan cirugías a los niños que han quedado con discapacidad o desfigurados por la guerra, se puede ver que se vuelven más seguros, como si finalmente hubieran vuelto a ser parte de este mundo", dijo el Dr. Ghassan Abu Sitti, cirujano plástico y reconstructivo del American University Centro Médico de Beirut.

Pero el daño devastador de siete años de guerra no ha derrotado la determinación de los niños de Siria.

"A pesar de las lesiones y el desplazamiento, los anhelos de los niños de Siria no conocen fronteras", dijo Cappelaere. "Cuando los niños con discapacidad y sus familias reciben el apoyo y los servicios que necesitan, pueden superar los desafíos que enfrentan y lograr hazañas extraordinarias para recuperar su infancia, su dignidad y sus sueños".

La crisis en Siria no tiene precedentes en su complejidad, brutalidad y duración, y no se puede seguir abordando como hasta ahora. En nombre de los niños con discapacidad y de todos los niños afectados por el conflicto en Siria, UNICEF pide a las partes en conflicto, a aquellos que tienen influencia sobre ellas y a la comunidad internacional, las siguientes acciones para los niños dentro de Siria y los países y comunidades de acogida de refugiados:

  • Invertir en suministros de apoyo para salvar vidas y servicios de rehabilitación a largo plazo, incluido el apoyo psicosocial y la atención de salud mental para niños;
  • Mejorar el acceso a servicios básicos inclusivos que incluyen salud y nutrición, educación, protección infantil y acceso a agua;
  • Diseñar programas para y con la participación de niños con discapacidad. Dedicar recursos para hacer que los servicios públicos sean inclusivos.
  • Aumentar la asistencia financiera a las familias con niños con discapacidad para ayudar a proporcionar acceso a productos de asistencia, como sillas de ruedas, bastones y prótesis;
  • Trabajar con las comunidades para integrar a los niños con discapacidad para abordar el estigma;
  • Proporcionar fondos flexibles, no restringidos y de varios años para satisfacer las necesidades de los niños, incluidos aquellos con discapacidad y sus familias, para aumentar su acceso a servicios especializados. Para apoyar a los niños afectados por la guerra dentro de Siria y los países vecinos, UNICEF requiere 1.300 millones de dólares para sus programas en 2018;
  • Apoyar los esfuerzos de reconstrucción y recuperación al priorizar las necesidades de los niños, incluyendo a los niños con discapacidad. Más allá de los ladrillos y las piedras, la recuperación y la paz duradera se trata de volver a unir el tejido social desgarrado y recuperar una cultura de tolerancia y diversidad para unir a las comunidades.
  • Poner fin a las graves violaciones contra los niños, incluidos asesinatos, mutilaciones, reclutamiento y ataques a escuelas y hospitales;
  • Poner fin a la guerra a través de una solución política y acabar con todas las restricciones a la entrega de ayuda humanitaria.

Comentarios