martes 12.11.2019
Moto GP

Las vergüenzas de Jorge Lorenzo

El español no cuajaba una temporada tan desastrosa desde que tenía 16 años y competía en Moto 3. Cobra el triple que su compañero en Ducati y suma menos de la mitad de puntos que él

Lorenzo sufre una caída en Misano.
Lorenzo sufre una caída en Misano.

Misano se erigía como un escenario proclive para Jorge Lorenzo que, junto a Valentino Rossi, es el que más veces se ha coronado en esta cita en la categoría reina (tres cada uno). Sin embargo, hace siete días el español refrendó su mal momento con una inoportuna caída cuando parecía tener atado el podio. El próximo fin de semana el español llegará a Aragón noveno en el Mundial, una circunstancia cuanto menos extraña para él. Desde que debutara en 250 cc en 2005, su peor resultado a final de una temporada había sido un quinto lugar. Es más, no queda tan atrás al término de un Mundial desde 2003.

Apenas tenía dieciséis años y corría para Derbi, el equipo que una temporada antes le había permitido convertirse en el piloto más joven de la historia en participar en un Gran Premio. Era menor de edad y peses a su indudable talento no era más que una joven promesa, un proyecto de futuro que empezaría a convertirse en realidad solo un año después, cuando consiguió tres triunfos. No podía conducir fuera de los circuitos ni celebrar sus triunfos con alcohol. Un tiempo lejano al que hay que remontarse para vislumbrar una temporada peor que esta. En 2003 acabó duodécimo y logró un triunfo, algo que hasta la fecha no ha conseguido en este 2017.

En lo que va de curso Lorenzo tan sólo ha subido al podio en una ocasión. Fue en el Gran Premio de España, al tercer escalón. El resto de sus actuaciones han sido cuanto menos discretas. Pese a que solo se ha ido al suelo en dos citas, suma 90 puntos. Le superan hombres como Zarco, Petrucci o Crutchlow, que carecen de moto oficial. Si el pasado año ya se apartó de la lucha por el título, en este ni siquiera entra en las quinielas cada fin de semana. Desde que ganara el polémico Mundial de 2015 y decidiera cambiar de rumbo, su nivel nunca ha vuelto a ser el mismo.

Y la moto no es una excusa, ese es el principal problema del mallorquín. Su compañero de equipo Andrea Dovizioso está cuajando la mejor temporada de su carrera y tiene más del doble de puntos (199). Ducati prometió una moto competitiva, adaptada a las condiciones de Lorenzo, pero ha sido el italiano el que ha tomado las riendas. Dovizioso es ahora mismo el referente y el primer piloto, mientras el caché de Lorenzo disminuye. El español piensa ya de cara al 2018, donde con una mayor preparación y con el bagaje de este curso podría intentar pugnar por el título.

En Ducati están decepcionados con este primer año de Lorenzo. Sabían que el cambio de condiciones tras casi toda una vida en Yamaha no será fácil para su pupilo. No obstante, tras vislumbrar el rendimiento de Dovizioso, sí esperaban algo más, sobre todo tras el desembolso realizado. La marca italiana convirtió a Lorenzo en el mejor pagado de la parrilla con un total de 12,5 millones de euros anuales para que este tratara de suceder a Stoner, hasta la fecha el único que ha conseguido proclamarse campeón del mundo con esta marca.

Para el español no es fácil compartir equipo con el australiano, actualmente piloto probador tras una repentina retirada que asombró a todos. El bicampeón del mundo rodará en el circuito de Valencia este lunes para ayudar a Ducati y no sería la primera vez que puede sonrojar a Lorenzo con sus tiempos. El español concluye contrato en 2018 y su continuidad no es nada clara, sobre todo tras comprobar que Dovizioso, piloto local, tiene nivel suficiente para pelear por el título y no constituye un gasto tan mayúsculo. Lorenzo se encuentra a la deriva con un futuro incierto.

Comentarios