lunes 01.06.2020
Gran Premio de Monza

Rosberg amenaza el favoritismo de Hamilton

El alemán cosechó su séptimo triunfo de la temporada y se sitúa a sólo dos puntos del liderato. El británico cometió un error en la salida que le impidió pugnar por el triunfo. Vettel acompañó a los Mercedes en el podio y Alonso y Sainz quedaron fuera de los puntos

Nico Rosberg.
Nico Rosberg.

El Mundial vuelve a apretarse. Nico Rosberg sumó su séptimo triunfo de la temporada (uno más que el pasado curso) y está a sólo dos puntos de Lewis Hamilton. Monza parecía coto privado del británico, pero éste erró en la salida y tuvo que ir a remolque durante la primera parte del Gran Premio. Ferrari, cuya estrategia les alejó aún más de los Mercedes, acabó detrás, con Vettel en el podio. Ricciardo fue quinto, Bottas sexto, y Verstappen séptimo. Sainz finalizó decimoquinto, justo por detrás de Alonso.

Si en la calificación del sábado Lewis Hamilton mostró su mejor versión, en los primeros metros del Gran Premio de Monza sacó a relucir su lado más humano. El británico también comete errores, y la salida dio buena prueba de ello. Arrancó muy lento, y la larga distancia hasta la primera curva le condenó. Le sobrepasaron los dos Ferrari, Bottas y Ricciardo. Y Rosberg, claro, que se puso al frente de la carrera. Alonso y Sainz escalaron hasta la novena y decimotercera posición respectivamente.

El líder del Mundial encontró cierta oposición en el Williams, aunque en la vuelta cinco, tras una gran maniobra, ganó la posición y se aupó a la cuarta plaza. Ahí Hamilton empezó una batalla a distancia con los Ferrari, que presumiblemente iban a pasar dos veces por boxes, mientras que en Mercedes tenían claro desde ayer que la mejor opción era realizar una sola parada. Por ello no apretó al máximo, y optó por reservar sus neumáticos blandos, como también hacía su compañero de equipo. Nasr y Magnussen abandonaban tras un toque. Palmer y Kvyat, lo harían después.

Los Ferrari pasaron por el pit lane y cerca estuvo de presentarse una batalla. Vettel salió justo por detrás de Raikkonen, y el finlandés optó por no poner en apuros al alemán, que marchaba con las gomas más frescas. La sorpresa para los de Maranello fue observar cómo los Mercedes no tenían ningún tipo de desgaste en sus neumáticos. Es más, tras realizar su primera y única parada, Hamilton salió a dos segundos de Raikkonen. Después fue el turno de los Ferrari, que dejó a los dos Mercedes al frente.

Transcurridos dos tercios de carrera, la batalla arriba se había concluido. Pese a marchar con neumáticos más blandos, Vettel tenía una distancia insalvable hacia Hamilton. Y el británico, pese a sus ganas, no podía llegar hasta su compañero de equipo. Atrás, los españoles parecían resignados. La estrategia de Toro Rosso condenó a Sainz, y Alonso, decimotercero, fue superado por Button. En la pugna por la quinta plaza, Ricciardo dejó el mejor adelantamiento. El piloto de Red Bull se tiró a la desesperada al interior de la primera chicane y ganó la posición a un Bottas que era más rápido en las rectas.

La carrera concluyó sin más movimientos, con un Rosberg entusiasmado, tras reducir a dos puntos su desventaja en el Mundial con Hamilton. El británico, que ayer debió soñar con el triunfo en un circuito donde siempre rueda a la perfección, pudo corregir su mala salida y minimizar los daños. Vettel acompañó a Mercedes en el podio. Detrás Raikkonen, Ricciardo, Bottas y Verstappen. La llegada más asombrosa fue la de Alonso, que entró a cambiar neumáticos a dos vueltas de final, con el único objetivo de lograr la vuelta rápida de carrera. Y lo hizo. El asturiano tendrá que conformarse con eso.



Comentarios