jueves 2/12/21
Gran Premio de Alemania

Repaso histórico del estratega Márquez

El español arriesgó y se despojó de los neumáticos de lluvia cuando marchaba lejos de la cabeza. Salió a pista en la decimocuarta posición, y escaló hasta la cima. Crutchlow y Redding le acompañaron en el podio. Discreta carrera de Lorenzo (15º)

marquez-argentina-2016-sabado
Marc Márquez.

Quién arriesga gana. O al menos, si el que lo hace es Marc Márquez. El piloto español se deshizo del neumático de lluvia cuando la pista aún no parecía seca, y el rédito que obtuvo fue tremendo. Se aupó desde la decimocuarta plaza hasta el liderato, y cruzó la línea de meta con veinte segundos de ventaja sobre Crutchlow.  Scott Redding cerró el podio. Valentino Rossi, que desobedeció a su equipo, finalizó octavo pese a que había liderado la carrera. Lorenzo, muy discreto, sólo pudo ser decimoquinto

Rossi manda bajo la lluvia

El italiano advirtió durante el fin de semana: “Si hace frío y no llueve vamos a sufrir”. Por suerte para el nueve veces campeón, la carrera discurrió bajo la lluvia. Esa que frustró sus ilusiones en el pasado Gran Premio, pero que en el arranque de este le permitió brillar. Rossi no tardó en deshacerse de Barberá y Márquez y liderar la carrera. El piloto de Cervera, cauto, cedía posiciones con rapidez, en favor de Petrucci y Dovizioso, que emergían con fuerza.

Petrucci, del cielo al suelo

El dominio de Valentino duró bien poco. El italiano aprovechó las extrañas condiciones de la pista para colocarse primero, resguardado por su compatriota Dovizioso. Rossi no se volvió loco y se aferró al tercer escalón, con Márquez justo detrás. Pedrosa y Lorenzo, incapaces de remontar, seguían fuera de la pelea. La mala noticia del Gran Premio se produjo cuando Petrucci se fue al suelo, y tiró al traste el trabajo realizado durante las primeras vueltas. La sorpresa en Alemania pasó a ser Barberá. El español regresó al segundo puesto del que había partido.

Estrategia en escena

Márquez había cedido terreno y optó por una medida que pronto fue secundada por el resto de los pilotos. El catalán observó que las condiciones de la pista invitaban a despojarse del neumático de lluvia, y entró a cambiar su Honda. Volvió a pista decimocuarto, pero muy seguro de que iba a obrar una importante remontada. Dovizioso, en el ecuador de la carrera, tomaba dos segundos de ventaja sobre Rossi, que había relegado a Barberá a la tercera plaza.

A falta de diez vueltas para la conclusión, Yamaha instó a su piloto mejor colocado a seguir los pasos de su rival. En cambio, Valentino decidió aguardar antes de entrar a cambiar de moto. Una decisión que le costó sus opciones, ante la incredulidad de los mecánicos. Márquez, entre tanto, imponía el ritmo, con sucesivas vueltas rápidas que le permitían rebasar a Pedrosa y Lorenzo y auparse a la sexta plaza, en una batalla de auténtica locura.

Dovizioso y Rossi entraron al box a falta de seis vueltas y entregaron su posición a un Márquez desatado, que ya sólo tenía por delante a Miller. Sí, el australiano que últimamente le había discutido sobre el asfalto. Pero esta vez no iba a haber batalla, la diferencia de neumáticos era clave y Márquez se colocó primero. No sólo eso, si que no obtuvo una renta de veintiún segundos sobre Scout Redding, que pasó a ser segundo. Sólo tuvo que gestionar su ventaja para sellar un triunfo histórico. 

Comentarios