sábado 22.02.2020
Hemos probado uno de los Spiders italianos que están más de moda

Probamos el Fiat 124 Spider

Potencia y lujo definen al 124 Spider. 

Prueba Fiat 124 Spider Lusso | Adictos a la gasolina
Prueba Fiat 124 Spider Lusso | Adictos a la gasolina

Esta es una prueba que tenía muchas ganas de realizar. El primer coche que probé cuando empecé el proyecto de adictos a la gasolina allá por febrero de 2016 fue el Mazda MX-5 y como ya sabéis, este último y el Fiat124 Spider son prácticamente el mismo coche, pero con cambios en la puesta a punto. Estos cambios hacen que el Fiat sea un coche más indicado para el uso diario al contrario del Mazda MX-5.

Un exterior refinado.

El Fiat cuenta con una estética elegante y refinada con claros guiños al 124 Spider original de 1966, como pueden ser su calandra hexagonal, sus redondeados faros e incluso los nervios del capó que recuerdan claramente a la versión más deportiva. Todo esto se encuentra acompañado de un prominente paragolpes con mas anchura que cualquier coche convencional. Monta doble salida de escape, de donde en cada acelerón sale una música que a los amantes de los coches nos encanta. La parte trasera es bastante simple, cuenta con unos faros alargados y un culo estrecho y corto. Si, como bien habéis imaginado, el maletero es pequeño, aunque entra una maleta mediana sin problemas, eso sí, espero que estéis bien de la espalda porque hay que meterla por la parte de arriba al abrir dicho maletero en forma de tapa. En este caso era de color blanco gelato, montaba unas llantas de 12 radios en 17” y los arcos de seguridad en gris satinado. Si ya de por si es un coche poco visto, con estas características giraba cuellos por donde pasaba.

Fiat-124-spider-adictos-a-la-gasolina-00

Un interior con clase.

En el interior es donde más se parece a su homólogo japonés, aunque en el 124 se nota claramente la influencia italiana en la calidad de los acabados. Los asientos se encuentran tapizados en piel color cuero y son calefactados, a juego con parte del salpicadero y los paneles de las puertas. Estos últimos en su parte superior se encuentran recubiertos de un plástico acolchado ofreciendo un nivel superior de calidad al Mazda.

Sin embargo, en lo que a tamaño se refiere, ambos modelos son idénticos. El espacio interior es muy justo, como en la mayoría de deportivos, pero sin llegar a ser incómodo. Una de las principales pegas que tiene es la falta de espacio para depositar objetos, ya que las puertas no tienen ninguno, pero si podemos encontrar una “guantera”, eso sí, no la busques en el salpicadero, la lleva entre los respaldos de los asientos, ello hace que tenga un acceso pelín incómodo. También cuenta con un pequeño cajón en el reposabrazos y otro par de huecos con tapa detrás de cada uno de los asientos para depositar pequeños objetos.

Fiat-124-spider-adictos-a-la-gasolina-011

Desde el mismo habitáculo podemos abrir o cerrar la capota de lona forma manual en segundos de manera bastante cómoda eso hace que podamos aligerar una cantidad importante de peso. Poner la capota o quitarla no es una tarea complicada ni que requiera un gran esfuerzo ya que es accionar una simple palanca plana, llevarla hacia atrás, presionar hasta que suena un “clic”. Voilà, ya tenemos nuestro Spider a cielo abierto para disfrutar del buen tiempo y oír el rugido de su motor 1.4 Turbo, lo cual es todo un placer cuando te encuentras en el asiento del piloto conduciendo por una carretera de montaña. Si sois de esos raros que en vez de oir el motor preferís vuestra música favorita, tampoco hay problemas, monta un Bose Speaker System en el que podréis escuchar hasta el acorde mas bajo sin ninguna interferencia por más viento que haya. Además de todo lo anterior incorpora el pack de visibilidad, con las luces y los limpias automáticos, el de radio y el premium.

Motor y comportamiento.

Tal y como hemos comentado, el Fiat monta un motor 1.4 turbo y aunque más de uno se estará llevando las manos a la cabeza porque no se trata de un atmosférico, hay que tener en cuenta que el pequeño turbo que monta le otorga un punto de diversión que el Mazda no tiene. El motor ofrece 140 CV y un par máximo de 240 NM con una caja de cambios manual de 6 velocidades, la cual cuenta con unos desarrollos bastante cortos y hace que el Fiat sea rápido y tenga una respuesta prácticamente inmediata. Si a todo lo anterior le sumamos que su peso es de 1.315 kg el resultado se traduce en un deportivo con mucho nervio y muy veloz. La conducción es fácil de resumir: deportiva. Ya sea en autovía, ciudad o carreteras de montaña, el disfrute es total. La maniobrabilidad es excelente, siendo especialmente divertido en ciudad por su facilidad para cambiar de carril y hacer cambios de marcha. Aunque el poder llevarlo en marchas largar y acelerar a fondo en autovía tampoco es algo que desaproveché con el.

Conclusión.

Está claro que este coche no es para todos los públicos, es más, si lo que buscas en un coche es un espacio y una comodidad extra, tampoco te lo compres. Pero en relación calidad precio, si lo que buscas en un deportivo para conducir diariamente porque llevas la gasolina en vena, este es el indicado. Es pequeño, fácil de aparcar en grandes ciudades donde el parking escasea y con una conducción muy divertida por ciudad, carretera y autovía. Pero su mejor faceta es que cuando llega el fin de semana puedes irte con el a cualquier lado y disfrutar del cielo mientras conduces. Disfrutarás mucho con el si eres de ese tipo de persona que le encanta acaparar miradas, porque si algo hemos coleccionado a parte de buenos momentos con esta prueba han sido miradas, de todas la edades, incluso fotos se han sacado con él.

En resumen: si eres de los que aman los coches, este te sacará una sonrisa en cada kilómetro.

Galería completa.