sábado 16/10/21
AúN NO SABE SI DARá EL SALTO A LA F3

Las potencias de la Fórmula 1 tientan a Mick Schumacher

El hijo del heptacampeón del mundo, décimo esta temporada en la Fórmula 4, medita si es el momento idóneo para dar el salto a la F3. Las dos grandes escuderías, Mercedes y Ferrari, le miman de cara al futuro

mick-schumacher-jnr-formula-four-oschersleben_3295518
Mick Schumacher | Sky Sports

Un nuevo nombre, aunque de abolengo, emerge en el mundo del motor: Mick Schumacher. El hijo del heptacampeón del mundo deslumbró en su etapa en el karting y este curso ha firmado una decente temporada en la Fórmula 4. Con 16 años aspira a dar el salto a la Fórmula 3, categoría de enorme exigencia y que se erige como una de las antesalas a la máxima competición. Tras el trágico accidente de su padre quiere tomar el relevo y lucir de nuevo ante los aficionados el apellido más famoso en el mundo de las cuatro ruedas.

El alemán comenzó a dar sus primeros pasos en el Open RACC que se celebra en España, con apenas ocho años. Con el objetivo de pasar desapercibido, lucía el apellido de su madre: Betsch. Su kart de competición era gestionado por Genís Marcó, un hombre conocido en nuestro país por haber trabajado con Fernando Alonso, Jaime Alguersuari o Carlos Sainz jr.

Los éxitos no tardaron en llegar. En 2011 y 2012 logró el tercer puesto en la Euro Wintercup de la clase KF. En 2013 finalizó tercero en el Campeonato alemán junior de kart. En 2014, ya bajo el seudónimo de Mick Schumacher se proclamó subcampeón del mundo en karting en categoría KF junior. Un resultado que acrecentó su ambición y permitió su salto a la Fórmula 4 , de la mano del equipo Van Amersfoort.

“Es increíble haber ganado. Es indescriptible, estoy muy feliz”, entonó Mick tras convertirse en el mejor debutante de la historia en F4. Su resultado, cosechado tras una importante remontada, hizo resonar su nombre. Sin embargo, fue incapaz de repetir ese resultado. En las 21 carreras restantes sumó dos podios para cerrar la temporada en décimo lugar.

Su jefe de equipo al término de la misma hizo balance: "La victoria del principio fue afortunada, luego fue un poco a menos y a más, pero es habitual en un chico de 16 años. Ha hecho grandes pasos". Instigado por su abuelo Rolf y a pesar de la contrariedad de su madre, Schumacher quiere seguir adelante. El chaval, tímido y esquivo ante las cámaras, quiere tomar el testigo de su padre casi dos años después del trágico accidente.

Ahora lo lógico sería que diera el salto a la Fórmula 3, una competición mucho más exigente, aunque de menor potencial que las World Series, donde Carlos Sainz conquistó el título en 2014. En la F3 compitió el pasado curso Max Verstappen, que logró un meritorio tercer puesto. El piloto belga de Toro Rosso, de17 años, se muestra como el mayor ejemplo a seguir.

Las palabras de su representante Sabine Kehm aclaran la incertidumbre que existe ahora mismo en el futuro de Mick: “Estudiará con calma cómo continuar”. Mientras tanto las principales marcas le miran con lupa. El periodista Leo Turrini ha informado de que Mick ha estado recientemente en Maranello, donde se reunió con el director del programa de jóvenes pilotos de Ferrari: "Ha estado en Maranello para conocer a amigos de su padre y hablar con Luca Baldisseri”. También rodó en Monza bajo la mirada del jefe de la Driver Academy.

La otra histórica escudería en la que militó su padre, Mercedes, le ha invitado este lunes al evento “Stars y Cars”, en el que festejarán los dos títulos cosechados este año. Un portavoz de Mercedes explicó la razón por la que fue invitado: “Le pedimos a Mick que viniera por la cercana relación que existe entre Mercedes y su familia. Es genial aprender experiencia de él”.

Los días pasan y Mick debe decidir si es propicio o no afrontar el salto a la Fórmula 3. A sus 16 años y con una madurez envidiable, persigue el complicado sueño de convertirse en campeón del mundo. Es consciente de que tiene que mejorar sus resultados y explotar el potencial que atesora para que las grandes escuderías que le siguen llamen a su puerta.

Comentarios