Lunes 10.12.2018
Ruedan cabezas

McLaren planea 'cargarse' al hombre que fichó a Alonso

El Gran Premio de España, en el que se espera el nuevo MCL33, será clave para una de las figuras más emblemáticas de la escudería, que de seguir el camino de Tim Goss desataría la polémica en el seno de Woking

Fernando Alonso.
Fernando Alonso.

No corren tiempos buenos para las grandes escuderías de la Fórmula 1. Si Ferrari suma una década sin ser campeón, en McLaren la situación es aún más crítica. Este curso se cumplirán veinte años del último Mundial de Constructores del equipo británico, que por aquel entonces contaba en sus filas con Coulthard y Häkkinen. Sólo el triunfo de Hamilton en 2008 apaciguó los ánimos, más revueltos si cabe tras la guerra civil que vivió el equipo en 2007, donde junto a la emergente estrella figuraba Fernando Alonso. El español, once años más tarde, de nuevo está comprometido con McLaren.

La diferencia entre McLaren y Ferrari, es que los italianos están en el buen camino. En Woking dieron el paso en 2015 al formalizar su alianza con Honda, que resultó ser un completo desastre. Si algo tenían claro en ese momento, era por qué piloto debía apostar la escudería. Más concretamente fue Eric Boullier el que mantuvo ese pensamiento. El jefe del equipo McLaren fue el que instigó a Ron Dennis, director en aquel entonces, para que fichara a Alonso. "Me pregunté y le dije que teníamos que traer a Fernando. Me dijo que lo intentaría". 

El equipo apostó fuerte, y lo ha hecho hasta la actualidad, con una renovación más que jugosa que se ató el pasado mes de septiembre. La llegada del motor Renault hacía presagiar algo importante, pero el tardío acuerdo impidió preparar el MCL33 para esa unidad de potencia. El equipo lo negó al principio, pero hace apenas unos días, como contamos en Estrella Digital, reconocieron que afrontaron problemas para ir a tiempo. De ahí que el verdadero monoplaza no se vaya a vislumbrar hasta el Gran Premio de España que se celebrará en Montmeló.

Más allá del motor, la deficiencia hasta la fecha ha sido el chasis, del que tanto presumían. En los reglajes han necesitado más carga en el paso por curva, y han perdido en resistencia al aire, lo que se ha traducido en una clara deficiencia en la velocidad punta. De ahí la necesidad de que llegue cuanto antes ese paquete aerodinámico para igualar a Red Bull, que es con quien realmente quería pelear McLaren este curso, siempre con el objetivo de auparse al podio en alguna carrera. De momento, su pelea es con Renault, Haas y Toro Rosso, aunque Alonso haya hecho milagros y esté ubicado en la sexta plaza del Mundial tras tres citas.

En el equipo son conscientes de que si no fuera por el asturiano y el cúmulo de abandonos, la posición sería mucho mucho más retrasada. De ahí que hace sólo unos días destituyeran al director técnico Tim Goss. Él, que tantas alabanzas recibió por el chasis de 2017, cuando todas las culpas recaían sobre Honda, ha sido el principal damnificado al no exhibir ese potencia en este inicio de curso. Las miras pueden ir hacia arriba, y Zak Brown, con tal de no caer, estaría dispuesto a decir adiós a Boullier, citado anteriormente. El jefe de McLaren, el hombre que trajo a Alonso, puede ser el próximo en salir si las cosas no acompañan en Barcelona. 

Comentarios