domingo 12.07.2020
GP DE MóNACO

Hamilton da el golpe y Alonso consigue una prodigiosa quinta posición

El piloto británico fue el más inteligente con la estrategia, puesto que paró menos que nadie en una carrera vibrante marcada por la lluvia y el caos. El asturiano resistió como nadie delante de Rosberg durante la mitad de la carrera. Sainz finalizó octavo

Hamilton celebró su victoria a lo grande. | EFE
Hamilton celebró su victoria a lo grande. | EFE

Lewis Hamilton vuelve a meterse de lleno en la lucha por el Mundial gracias a la gran estrategia que realizó en Mónaco. El británico se coloca a 24 puntos de su compañero de equipo porque en los primeros compases de la carrera supo resistir como nadie con los neumáticos de lluvia extrema y pasó directamente a los de seco. Ricciardo le presionó durante toda la carrera, pero no pudo meterle el morro en ningún momento.

En cambio, el actual líder del Mundial tuvo una carrera para olvidar marcada por sus problemas con los frenos y por el extraordinario tapón que le hizo Fernando Alonso. El asturiano se aprovechó a la hora de alargar una vuelta más su segunda parada y a partir de ahí cerró todos los huecos a los pilotos que venían desde atrás con múchísimo más ritmo que él. Esta es la magia que tienen las calles de Mónaco.

La carrea del Principado volvió a ser de esas que hacen afición, pese a que los monoplazas salieron por detrás del coche de seguridas. Hubo varios accidentes y el Safety Car virtual tuvo que salir con mucha periodicidad. Sergio Pérez culminó una maravillosa carrera con el Force India y logró entrar en el podio. Vettel fue quinto, por lo que se pudieron ver a cinco coches de cinco marcas diferentes en las primeras posiciones, algo impensable en cualquier otro circuito. No obstante, esto muestra también que la lucha tiende a igualarse porque esto hubiese sido mucho más raro el año pasado, aunque hubiese caído el diluvio universal. Sainz finalizó octavo, aunque podría haber estado en el podio, si no hubiera sufrido un fallo en una de sus paradas. Button finalizó noveno y permitió que los dos McLaren volvieran a estar en los puntos.

Charlie Whiting dejó a todo el mundo sin gran parte del espectáculo al ordenar que la salida se produjera detrás del Safety Car. El director de la carrera apostó por salvaguardar al máximo la seguridad debido a la abundante lluvia en los momentos previos al Gran Premio. Sin embargo, en esas primeras vueltas lentas Kviat tuvo un problema electrónico y tuvo que pasar por boxes para cambiar el volante, con lo que Fernando Alonso subió a la octava posición.

Además, el Toro Rosso del ruso continuó con problemas pese a su paso por el pit lane, aunque el coche de seguridad se mantuvo en pista durante siete vueltas y ex de Red Bull tuvo tiempo para solucionarlo y colocarse en la parte trasera de la parrilla. En cambio, nada más reanudarse la carrera Palmer se fue contra las protecciones de forma inexplicable, justo cuando su compañero de equipo entraba en pista para poner neumáticos intermedios. Asimismo, Button, Kviat y Nasr aprovecharon el Safety Car para jugársela también con las gomas. Los pilotos menos conservadores empezaron a rodar mucho más rápido que el resto, con la única excepción de Ricciardo que con el neumático de lluvia extrema marcaba el mejor tiempo vuelta tras vuelta.

Rosberg tuvo todo tipo de percances

Raikkonen perdió el control de su coche y se fue contra las protecciones. Grosjean le esquivó como pudo y el finlandés intentó seguir con el alerón delantero debajo de su coche, pero dejó trozos de fibra por toda la pista y finalmente tuvo que aparcar el monoplaza en una escapatoria. En esos momentos, Rosberg era una tortuga y Hamilton se desesperaba detrás de él. En cambio, el británico pudo adelantarle cuando el Red Bull ya estaba muy lejos y no tardó en alejarse de su compañero de equipo.

Vettel paró antes que los tres primeros, pero Massa le hizo de tapón e incluso Fernando Alonso, con parada incluida, llegó a su trenecito. Rosberg pasó por línea de boxes y Sainz se colocó momentáneamente en el podio, aunque su parada fue un desastre y cayó hasta la séptima posición. Por delante, todo parecía escrito para la victoria de Ricciardo, pero Hamilton alargó al máximo su parada. No montó en ningún momento los neumáticos de lluvia intermedios y paso directamente a los ultrablandos cuando la pista comenzó a secarse. De esta forma, obligó al Red Bull a adelantarle en pista o en su parada, pero el equipo de la escudería energética cometió un error terrible en boxes y dio vía libre al vigente campeón del mundo. Todos los pilotos se amontonaron de repente en la puerta de los garajes y en medio de ese caso Fernando Alonso retrasó una vuelta su parada y tiró con fuerza para colarse en la quinta posición.

Ricciardo presionó a Hamilton en las vueltas posteriores, pero era muy difícil adelantar porque solo había un carril seco. Además, el Safety Car Virtual volvió a aparecer en carrera porque Verstappen se estampó contra la misma curva que le hizo perder todas sus opciones en la clasificación. No obstante, cuando la carrera volvió a reanudarse, Hamilton tuvo problemas con los frenos y Ricciardo se echó encima. El Mercedes tuvo muchos problemas en la chicane del puerto, pero cerró como pudo el sitio al Red Bull.

Las vueltas pasaban y Hamilton no quería volver a parar, pese a que tenía el neumático más blanco de todos y Sergio Pérez se acercaba poco a poco desde atrás. Los Sauber se tocaron y volvió a haber coche de seguridad virtual en pista. Poco después, una bolsa entró en pista y produjo esa misma situación, por lo que las continuas interrupciones favorecieron a Hamilton, que finalmente no tuvo problemas reales para conservar sus ruedas hasta el final y ni quiera sufrió en las últimas vueltas. La lluvia reapareció en el último giro y permitió que Hamilton y Alonso mantuvieran sus posiciones con comodidad, pero Hulkenberg consiguió superar a Rosberg en el último suspiro.  

Comentarios