sábado 25.01.2020
Tetracampeón del Mundo

Hamilton, a la caza de Schumacher

El británico, a falta de dos carreras, ha firmado su cuarto título en la Fórmula 1. Tras igualar a Vettel y Prost, sólo le quedan por delante Fangio y Schumacher

Lewis Hamilton.
Lewis Hamilton.

Lewis Hamilton ha conquistado el Mundial 2018 a falta de dos carreras. El británico se ha rehecho del mazazo del pasado curso y ha firmado su tercer título en cuatro años, el cuarto en su trayectoria profesional. Pese a que le bastaba con una quinta plaza, advirtió en la previa que saldría a por el triunfo. Sobre el asfalto mexicano ha refrendado esta idea y ha culminado una segunda mitad del curso brillante. Tras igualar a hombres como Vettel o Prost, por delante solo quedan Fangio (5) y Schumacher (7).

Un Mundial trabajado

Si en invierno nadie discutía la hegemonía de Mercedes, las primeras carreras dejaron una importante incertidumbre en el Paddock. Ya fuera en la estrategia o en el mejor trabajo en las gomas, la realidad es que Ferrari supo exprimir más su monoplaza hasta alzar a Vettel al liderato del Mundial. Seis meses le duró la alegría a los de Maranello, que no consiguieron estar a la altura en la segunda mitad de la temporada.

Bélgica fue el punto de inflexión. Tras ese triunfo Lewis sumó cuatro victorias más en las cinco siguientes citas. Aunque fue en Singapur cuando Vettel supo que sus opciones se habían marchitado. Una salida copada por Ferrari que desembocó en un desastre con Verstappen de por medio. Un error de ambición del alemán que llegó a vislumbrar en los primeros metros el triunfo. Su abandono dieron aún más valor a los 25 puntos de Lewis.

La madurez de Hamilton

La evolución del británico desde que irrumpiera en la Fórmula 1 ha sido más que evidente. Su pilotaje, fuera de toda discusión, ha evolucionado desde la agresividad hasta regularidad. Con el transcurso de los años el piloto de Mercedes ha pulido aquellos defectos que le lastraban, como su pobre gestión de los neumáticos o su exposición al peligro. Más metódico, más consciente, en este Mundial ha manejado todas las situaciones.

Hamilton ha sabido aceptar la segunda posición cuando era el máximo al que aspiraba, y ha sabido liderar con cabeza. Sin forzar el monoplaza, ha calcado los tiempos de sus perseguidores para conservar al máximo las gomas.  Una fórmula que en determinadas pruebas ha terminado por desesperar a Vettel, que en citas como Estados Unidos puso en compromiso su posición para probar otras alternativas que le acercaran al inglés.

A la caza de Schumacher

Hamilton ha acrecentado su palmarés y ya posee cuatro títulos. Atrás deja a un puñado de pilotos como Senna y ahora se sitúa en el mismo escalón que Vettel o Prost. Por delante sólo quedan Fangio y Schumacher. Precisamente el alemán es ahora el objetivo del británico, que se ve capaz de convertirse en el mejor piloto de Fórmula 1 de la historia.

Sin embargo, hay motivos que apuntan a la dificultad de Hamilton para igualar a Schumacher. El británico no tiene pensado permanecer en el ‘gran circo’ más allá de los 35 años, por lo que tendría que hacer un pleno en los tres años restantes para igualar al alemán. Su contrato con Mercedes, además, finaliza en 2018. La renovación de Bottas puede ser un condicionante para extender su vínculo con la escudería, pero a priori podría probar una nueva experiencia y dejar su asiento libre para Fernando Alonso.  

Comentarios