miércoles 08.07.2020
Para 2016

La Fórmula 1 contempla seriamente la opción de un tercer coche por equipo

La posible marcha de Red Bull y de Toro Rosso del ‘Gran Circo’ obligaría a que el resto de escuderías tomasen decisiones para mantener la competitividad con menos equipos

Ricciardo y Carlos Sainz no tienen claro su futuro en la Fórmula 1.
Ricciardo y Carlos Sainz no tienen claro su futuro en la Fórmula 1.

El divorcio de Red Bull y Renault parecía un asunto menor dentro del mundo de la Fórmula 1. Se preveía que la escudería de la bebida energética no tendría problemas para encontrar un nuevo motorista avalada por su éxito reciente con Sebastian Vettel, pero parece que eso es precisamente lo que la está condenado. Nadie quiere fortalecer a un rival que ha demostrado una capacidad tan grande para ganar carreras.

El acuerdo con Ferrari parecía inminente, pero Red Bull no está dispuesto a aceptar cualquier condición, mientras que no está en posición de exigir nada. "En primer lugar, tiene que ser un motor competitivo y si no es un motor competitivo, entonces es muy probable que no estamos aquí el próximo año", explicó Helmut Marko para justificar el distanciamiento con la casa del ‘Cavallino Rampante’.

Por eso, el tiempo corre claramente en contra del equipo más exitoso de la década en la Fórmula 1. Ningún fabricante quiere ayudar a una formación con tanta capacidad para montar chasis ganadores, pero también son conscientes de que su marcha le resta interés a la competición.

De hecho, los jefes de equipo del resto de los gigantes de la Fórmula 1 piensan en alternativas y parece que ya tienen una propuesta encima de la mesa.  "Los terceros coches son una solución para llenar la parrilla si un equipo se marcha, es una discusión que ya tuvimos sobre Lotus hace un tiempo. A mí me parece una idea interesante", explicó el director ejecutivo de Mercedes, Toto Wolff.

En cualquier caso, ni siquiera en Mercedes piensan en la salida de Red Bull como algo positivo. "Dañaría nuestra plataforma y sería una mala noticia. Espero que tomen una decisión beneficiosa para la Fórmula 1, para ayudar a que crezca. Hay una persona (Dietrich Mateschitz) que tomará la decisión y no puedo opinar al respecto porque no lo sé", reconoció Wolff.

Sin embargo, el jefe del equipo que domina el campeonato niega que la propuesta del tercer coche cuente con el apoyo del resto de participantes. "No, porque la primera prioridad es que Red Bull siga en el deporte. No es la mejor noticia que una marca y un equipo del nivel de Red Bull se marchen del deporte, somos conscientes de ello".

Sainz está impaciente

En cambio, esta decisión sí podría beneficiar a algunos pilotos al tiempo que fastidiaría el futuro de otros. Sin ir más lejos, Carlos Sainz admitió en una charla con Marca que está muy preocupado por el asunto. En cualquier caso, el hijo del campeón del mundo de Rally confía en que el acuerdo de su actual equipo y Ferrari todavía es posible. “Me imagino que sí. Podríamos tener un buen coche el año que viene. Si continuamos con la forma en que hemos trabajado este año, tal vez con un motor un poco mejor podríamos dar una verdadera sorpresa el próximo año",  señaló la joven promesa de Toro Rosso.

En el último tiempo, se ha abierto la posibilidad de que Red Bull pacte con un motorista y Toro Rosso lo haga con otro para evitar cargas de trabajo a los fabricantes y de paso relativizar riesgos. Pero si es difícil encontrar un propulsor, dos ya es prácticamente imposible. "Es difícil que Toro Rosso venga a nosotros. A juzgar por la madurez del tren motriz, es muy difícil. Primero tenemos que hacerlo bien nosotros", opinó el jefe de Honda, Yasuhisa Arai. Además, los malos resultados de McLaren este año también repercutiría nnegativamente en los ingresos por patrocinios de Toro Rosso.

Por eso, Ricciardo, Kvyat, Sainz, Verstappen y el resto de pilotos de la cantera Red Bull podrían ser los candidatos ideales al tercer coche de cualquier otra marca. En cambio, ya hay muchos equipos que tienen comprometido su tercer asiento, si esa norma se llega a implantar.

Pascal Wehrlein sería el tercero en discordia dentro de Mercedes, una vez que las presiones para que tome los mandos de un Manor no terminan de surgir efecto.  "La dura realidad financiera es que Manor tiene que refinanciarse y elevar el presupuesto. No estoy seguro de si estaríamos dispuestos a colocar a un piloto pagando el presupuesto que ellos podrían recibir en el mercado de pilotos al contar con nuestro motor", dijo Wolff sobre el equipo que a partir del año que viene llevará un corazón Mercedes.

Por otra parte, si el tercer piloto se llega a implantar, McLaren también tendría un gran lío. Kevin Magnussen lleva un año a la sombra de Alonso y Button, pero Stoffel Vandoorne también le puede adelantar por la derecha, mientras que el equipo británico vería con buenos ojos que el danés se foguease en Haas junto a Romain Grosjean.

De hecho, tras la confirmación de que Button seguirá en 2016 como piloto titular, algunas voces expresaron su indignación por la falta de confianza en el piloto que forma parte de la cantera McLaren.  “No estoy en McLaren para analizar qué tienen que hacer o qué no tiene que hacer, pero lo único que puedo decir es que sería un gran desastre si Stoffel no está el año que viene en la F1, tras haber hecho un gran trabajo en categorías inferiores. Si no puede estar dentro de la F1, algo está mal. Sería un desastre e injusto" opinó Sébastien Philippe, jefe del equipo ART de GP2.

Comentarios